lunes, 18 de junio de 2018

MARÍA ( La lleve y se fue )

Sonó el teléfono de linea una vez mas, la atenta telefonista dio los buenos días y tomo nota del domicilio desde donde se debería realizar el nuevo viaje, calle ,altura ,departamento o casa ,zona a donde el nuevo pasajero viajaba ,calle y zona, para sacar el aproximado del costo, por la altura, ya le dijo inmediatamente entre que calle y calle se encontraba, rápidamente le informo cuanto le saldría el viaje aproximadamente, y que auto pasaría a buscar el pasajero,marca del vehículo color y el nombre del chófer,le consulto si pagaría con cambio y le advirtió como lo hace a diario, que esperara por seguridad dentro de la vivienda que el chófer tocaría timbre.
Yo estaba tomado unos mates con Pablo, pero prestando atención, te toca vos le consulte, pero la eficaz telefonista tenia la lista con el orden de llegada y rápidamente me dio la dirección, el nombre de la persona que había llamado y la cantidad de pasajeros que viajaban , el papel decía todo, calle,altura entre que y que calles y cantidad de pasajeros, en este caso dos,una pareja, y comento . . . al parecer por la voz muy joven y por la dirección son los chicos que llaman los sábados por la noche que viajan a San Martín, los que van al bingo, si no recuerdo mal . . . se llaman Oscar y Andriana,como buena telefonista,reconoce el timbre de voz de cada cliente y ya sabe en el aire donde viven y como se llaman, hace casi un año que trabaja con nosotros y mas o menos a los clientes ya los conocemos a todos, el viaje me toco a mi , despues de tomar el ultimo mate que Pablo me alcanzo partí hacia el nuevo domicilio, cuando ya el sol comenzaba a bañar las calles del barrio,pero temprano aun para evitar el congestionamiento que ofrece buenos aires a la mañana con el ingreso de mucha gente, entre las siete y las diez los días de semana.
Puse el auto en marcha rápidamente, estaba muy frió, junio se hace sentir con su crudo invierno, en nuestros cuerpos y en los fierros que necesitan un previo calentamiento de minutos antes de partir, para que comiesen a circular la calefacción y tanto yo como los pasajeros viajen mas confortablemente,comencé la marcha lentamente a no mas de diez cuadras se encontraba el pasajero con rumbo a Becar y en minutos llegue al domicilio asignado, el muchacho muy joven ya se encontraba en la puerta, su cara tenia aspecto de todavía medio dormido o preocupado y en segundo salio la chica, muy abrigada y con el rostro tapado casi por completo,solo dejaba ver sus ojos.
Los salude apenas ingresaron y esbozaron un buen día que casi ni se les comprendió,seguidamente les consulte a que parte se dirigían y ,me dijo cerca del mercado y hacia allí partimos, la mujer muy joven de no mas de diecisiete o dieciocho años ,comenzó a llorar tapándose con la bufanda pero el muchacho la abrazo fuertemente, le pregunte si precisaba algo, me respondió no , todo bien.y seguimos viaje casi en un silencio absoluto, con un solo murmullo de pequeño llanto de a rato y un profundo abrazo, pensé que iban a un velorio,y no dije una sola palabra hasta estar a apenas dos cuadras del mercado, fue ahí cuando el muchacho me pidió si los podía esperar para volver otra vez al barrio.
Estacione frente al gran mercado como pude, muchas camionetas y camiones salían y entraban llenos de cajones y bolsas de frutas y verduras, me comento que caminaría una cuadra y me llamaría cuando estuvieran listos para el regreso, ya nos habíamos intercambiado los números de celulares y en menos de una hora seguro recibiría un llamado, partieron lentamente ,pero por mas que no los siguiera con la mirada no fue imposible dejar de escuchar el llanto de la chica que muy contenida entre los brazos de su acompañante se alejaban del auto.
Retrocedí para estacionar correctamente y baje en el bar de la esquina a tomar un café, mientras esperaba el llamado y encontre dentro del mismo a Jose, el verdulero de la esquina de casa que estaba desayunando pues ya tenia la camioneta cargada y en minutos partía, pero me invito a su mesa y conversamos un rato, que hace por aquí me dijo, te trajeron para este lado? así es, le comente que había traído una pareja, uf gruño - otra mas, no entendí el otra mas y le pregunte , a que te referís con eso, y me dijo, - no sabes, nunca viniste, vienen de la vieja que hace magia con las agujas , no se por que, pero estoy casi seguro , ojala te equivoques le dije, no te avivas mas me comento me palmeándome la espalda pago todo, su café con leche las medias lunas y mi café y se fue, ojo con la zona ,acércate a la otra esquina con el auto ,que te vean del destacamento no te quedes parado acá ,chau cuídate y se fue.
Corrí el auto cerca de cien metros y me estacione a la vista del control, el frió era bastante ,ningún oficiala fuera de la oficina pero me sentía mas seguro ahí,adentro del auto estaba cómodo y escuchando radio,mire la hora y faltaban minutos para cumplirse la hora de espera cuando me llamo el joven y me dijo ,estamos caminando, lo veo, puede adelantarse , mire y los vi,les hice una seña con las luces y rápidamente los alcance , subieron y partimos.
Camino al barrio apenas llegue a la panamericana la chica comenzó a quejarse de un fuerte dolor, con un llanto quebrado mientras el muchacho la abrazaba, intente apurar la marcha pero el trafico mucho no me lo permitía y en minutos mas ya cerca de Vicente Lopez, la chica grito y comenzó a desmayarse, como pude subí en la Av San Martín ,pare y en el asiento trasero vi como una hemorragia ensuciaba los pantalones de ella el asiento y todo se convirtió en un caos ,decidí tomar por la avenida camino al hospital , el joven primero se negó, pero ella acepto y rápidamente estacione en la guardia del hospital a los bocinazos y salieron al toque con una camilla y en segundos ya estaba siendo atendida mientras un agente de la policía local me interrogaba para luego de pedirme todos mis datos me permitiera retirarme, sin dejarme ingresar a ver que sucedía.
Volví al barrio lo mas rápido posible,comente que había sucedido, enseguida me dijeron lo que ya suponía casi seguro y me fui casa a desarmar el asiento trasero y limpiar con el correr de mucha agua toda la sangre. dejando al sol de la terraza, el asiento y las alfombras.
Volví al hospital unas horas mas tarde pasado el medio día y encontre al muchacho que me contó con detalles lo sucedido,la compañera estaba internada pero muy delicada, lo acompañe un rato fumando en la puerta un cigarrillo y fuimos a tomar un café, estaba quebrado y no dejaba de culparse por todo lo sucedido, nos despedimos y quede a su disposición diciéndole que lo llamaría luego y pasaría por la noche.
Así pasaron ocho días ,con algunas mejoras y muchos trastornos por medio hasta que, apenas llegue un viernes por la noche, un tío de la menor me contó el trágico desenlace de aquel día pasadas las seis de la tarde, Maria a los
diecisiete años perdió la vida y nosotros no sabíamos nada de su embarazo hasta que nos llamaron del hospital, hoy ya es tarde para todos repitió en mas de un oportunidad en la conversacion, agradeció mi preocupación y hoy lo veo de vez en cuando por las calles del barrio y nos saludamos recordando aquel episodio,y comentando que,seguramente pasa a diario en muchos lugares y no nos enteramos.

sábado, 16 de junio de 2018

LA TURCA.

Hay equipo dijo Marcelo y nos acercamos rápidamente a la mesa, lisas canto Alberto y mientras elegíamos los tacos la tiza comenzaba a ensuciar de celeste nuestros dedos, llego Adolfo con el pedido de cafés y whiskys, la noche se presentaba divertida, - salí vos,  me apuro Marcelo y rompí el hielo de mi primer tacazo, solo embocando tres bolas perdiendo el turno y Alberto en pocos minutos anoto sin perder una bola su primer tanto para el equipo, mientras yo ya comenzaba rápidamente a ubicare las bolas dentro del triangulo para comenzar la segunda partida de la hora que teníamos de juego ya que últimamente por la demanda de gente no nos dejan jugar más de este  prudencial y corto tiempo ,luego debemos esperar turno nuevamente .
Volando pasaron los sesenta minutos, creo que toque el paño en tres oportunidades , pero ya teníamos el tiempo sobre la mesa cuando la pareja siguiente nos hacia seña de la hora y así fue giramos para encontrar mesa desocupada y seguir conversando. pero ya era tarde, ni una silla vacía quedaba en aquel boliche, decidimos partir sin rumbo fijo en un solo auto y terminamos como de costumbre en Aquelarre una vez mas.
Este pequeño boliche o pub como le dicen ahora, nos viene acompañando hace años, aquí comenzamos a parar cuando en su vereda noche a noche llegaba decenas de motos de todo tipo de cilindrada con habitúes de grandes barbas y tatuajes vestidos totalmente en cuero igual que su compañeras,donde el olor a fierro se confundía en las conversaciones de rock y los minutos pasaban amablemente que nos reunía mientras a metros los tres boliches bailables hacían la historia de los años setenta donde la revolución se hacia en cada esquina tanto en lo musical como en lo político. 
Mesa desocupada no había, pero si la barra, que mejor lugar que la barra y ahí nos instalamos los altos butacones en circulo y el gran debate entre una medida y un café mas, las canastitas de papa fritas y manís que iban y venían la noche se trasformo en una más ,hasta que gire después de unos cuantos minutos y en la mesa del rincón sobre la pared de ladrillos a la vista estaba ella con dos amigas mas, me miro la mire movió su mano izquierda saludándome y  le respondí de igual manera.
Después de dos años nos volvimos a encontrar en el mismo lugar que rompimos una linda relación de casi tres meses pensé en décimas de segundo, Marcelo me hablaba y yo, no contestaba según él,mi mente recordó una historia rápidamente vivida intensamente de la cual guardo gratos recuerdo, Marcelo seguía hablando, me toco y reaccione ,te buscan me dijo, giré sobre mis pies y ella estaba a mi lado, ya saludándome con un fuerte abrazo y un hola muy agradable.
La Turca como le decían los amigos,  una bella dama que se jugaba la vida noche a noche tras un ideal que yo no compartía, es mas estabamos en veredas opuestas políticamente, pero como dicen algunos los polos opuestos se atraen y una linda noche de mucho rock a orillas del  rió en  El Águila para ser mas exacto comenzamos a intentar lo imposible que duro mas de lo previsto aquella noche y de lo cual ambos teníamos un lindo recuerdo,por lo tanto la charla fue amena y comenzamos a hacernos muchas preguntas, el clima estaba espeso para la militancia y tanto la turca como yo nos camuflábamos por diversos lugares donde la politica casi no pasaba, lo que si pasaba, pero el  dueño del boliche tenia bastante bien controlado era el autito verde que de vez en cuando venia a pedir documentos y en mas de una oportunidad se llevaba a mas de uno de gira,para lo cual teníamos el cuidado correspondiente con algunos buches que siempre nos avisaban para rajar del lugar lo mas rápido posible hacia el bajo para luego volver o directamente irnos a dormir.
Esa noche de febrero el calorcito estaba ideal y decidimos caminar hacia el río desde la esquina del boliche que tenia todas sus mesas completas, como para conversar un poco mas tranquilamente, allí quedaban amigos a la espera y el auto por suerte bien estacionando.
Fuimos muy lentamente conversando y con un andar muy tranquilo a divisar el río, la luna brillaba como nunca y entre recuerdos y actualidad de aquel momento volvimos a buscar el auto, abrazados como adolescentes riendo y jugueteando la noche, entre grandes arboles mientras subíamos lentamente hacia la avenida.
Nuestro destino ya era otro, pero mis amigos me esperaban para volver al barrio,al acercarnos nos fuimos dando cuenta que algo raro sucedía en la esquina,media cuadra antes estaba mi auto estacionado mano al bajo, y un papel en el limpia parabrisas y otro donde se pone la llave para abrir la puerta, me sacaron enseguida la duda,RAJA ¡¡ NOS VAMOS,  evidentemente el autito hoy esta mas pesado que otras noches y ,no seria la primera vez que sucedería, se fueron todos alguien alcanzo a mis amigos y el boliche cerro,quise ir hacia la esquina, pero la turca me agarro y me dijo, ni loco vayámonos ya ¡¡
- tenia razón, y por las calles internas nos fuimos acercando al cruce de vías ,y buscando la ruta, para por panamericana tomar hacia el norte sin pensarlo mucho, durante varios minutos el silencio fue absoluto, solo el ruido del motor nos acompañaba, pero teníamos que tomar una decision, queríamos pasar el resto de la noche y el domingo juntos pero , donde?
Paramos en un motel pasando la bajada de Escobar que cumplía función de albergue transitorio y hotel de pasajeros, no tuvimos necesidad de registrarnos y ahí nos quedamos hasta el anochecer del domingo, donde planeamos desde ese día en mas compartir los días a pesar de nuestras diferencias ideológicas, pero con una condición que puse y la turca acepto, abrió un pequeña cartera que traía con cigarrillos y algunas otras cosas colgada de su hombre y saco una pequeña arma,le saco las balas y me la entrego, desarme el deposito del del inodoro del baño y despues de limpiar toda huella la deje caer al fondo del mismo, las balas las puse dentro una botella de gaseosa y al oscurecer tire dicha botella al zanjón que pasaba detrás del motel en medio de muchos pastizales y despues de una larga charla entre mimos y besos ,promesas y nuevos proyectos decidimos tomar camino al barrio,para comenzar una vida juntos con algunos objetivos en común, en principio concientizar a muchos que en meses comenzaría el mundial y no deberíamos permitir que se realice, pues a metros de la sede mas importante del mundial, River ,sabíamos que se estaba torturando gente, y así como esa noche nosotros nos salvamos de ser llevados por un falcón verde,ya teníamos ambos algunos compañeros desparecidos de los cuales estábamos en la búsqueda sin ninguna novedad todavía y la cifra día a día iba aumentando tanto de los conocidos por la turca como de mis allegados.
Entre mimos nos fuimos, con los ojos siempre alertas divisando todo, perseguidos,asustados ,con temor pero con mucho amor volvimos hacia capital, me pidió que la dejara en Ugarte y panamericana, que no fuera hasta la puerta de su casa,eran solo docientos metros, y así fue , quedamos en encontrarnos al otro día, en la pizzeria que había camino al norte, del lado opuesto al que veníamos, baje en Ugarte, nos abrasamos y nos besamos una vez mas, esta vez el abrazo fue muy fuerte y ambos nos despedimos hasta el otro día con la misma palabra, cuídate ¡¡
Espere que cruce la calle y apenas lo hizo, mientras yo esperaba verla irse por la calle de costado la íntersecto un auto y en menos de lo que yo intente gritar la agarraron y la metieron adentro en la parte trasera y cuando volví en sí, estaba en la guardia del hospital de Vicente Lopez, y al despertar  vi a mi madre que acariciándome la frente me preguntaba como estaba.

domingo, 10 de junio de 2018

ANTES DEL TIMBRE.

La mesa de siempre, junto a la ventana,ahí veíamos día a día, tarde a tarde pasar los últimos dos años en la escuela,sentíamos que se nos iban de las manos años compartidos, _pero espera,  _dejame contarte,llegó Víctor envuelto en una bufanda larga y con sus infaltables libros debajo del brazo,
ya se ¡¡ debemos acomodarle el cabello ,esta demasiado largo pero con un par de horquillas todo es posible ,mientras el tano  pide otra vuelta de café y el gallego nos mira como diciendo otra vez lo mismo, horas y horas con solo café ,y si ,así pasábamos tarde a tarde hasta las diecisiete y cinco,cinco minutos después nos esperaban las aulas,ya eramos varios Víctor el Tano ,Piti el Topo,Oscar  y la vida que pasaba,como mesas detrás pasaba raudo Gaviola y se tomaba otra ginebra,diciéndonos quieren que pase lista acá,pero tarde a tarde nos fuimos conociendo mas cada día y los problemas se comentaban, la política comenzaba a formar parte de las discusiones, y Primavera nos cobijaba no por mucho tiempo mas en meses,no vendríamos mas cada tarde,un poco de temor,puede ser,otro poco de alegría seguro,en meses nos recibíamos nos esperaba otra etapa de la vida ,pero esas mesas de madera, esas sillas duras y crujientes donde el aroma a aceite quemado se mezclaba con el del café, lavado pero con un gusto muy particular que mas de una vez volvía a mezclarse con el olor del orín o el de la lavandina que salia del baño.
Ahí, acreedor de esas dos o tres mesas pegadas, donde las carpetas apretadas con una cinta elástica pedían respiro nos fuimos conociendo un poco mas cada tarde, descubriendo proyectos de vida, quizás muy diferentes pero compartidos mientras llenábamos la tarjeta o boleta del prode y organizábamos la salida del próximo fin de semana, donde seguramente el viernes al salir de la escuela con Mingo y Anibal nos iríamos a las picadas en el acceso a Pilar o Tigre, y el sábado quizás tengamos que pasar música el Topo en algún evento vaya a saber donde.
Pero llegaba Antonio casi sobre la hora despeinado y con zapatos con mucho taco y de varios colores,casi parecidos a  los míos y la sonrisa se hacia canción entre chistes y bromas hasta que,Nora pasaba apura con Elida y nos decían vamossss faltan cinco para el timbre y justo con la llegada del 156 bajaba el colorado y en solo cien metros la escuela nos esperaba un día  mas.

AUSPICIA MENDICRIN.

Una vez mas como tantas otras  tantas mas, volví a subir la escalera,oscura y hasta sucia,pero llena de alegrías y recuerdos,abrí la puerta,y el agua de la pava estaba casi a punto para el mate sobre el calentador redondo y eléctrico encendido,y con un hola pibe,me recibió él.
Quien. . .?     ,Donca, estaba ahí, como siempre después de clase esperando la llegada de alumnos y ex que nos reuníamos a charlar a matear a darle vueltas a los problemas y encontrar siempre alguna solucion,quizás a secar lagrimas de pena y de muchas alegrías, pero siempre ahí .Pero ese día era todo trabajo,en quince días se realizaba la carrera de regularidad,yo llevaba unos avisos del barrio para la revista,y comenzamos a trabajar,luego llego el Profe Luis Ferroni y algunos alumnos que terminaban su día de clase,seguimos mateando y aceitando todo,ese domingo de carrera a las 6.32 partíamos y  Mingo y yo en el fitito tendríamos un nuevo desafió por delante en la una nueva carrera que como cada año esperaba de todos la colaboración y un domingo agradable para  colaborar con el campamento que tanto nos dio.
El sábado anterior por la tarde ,pintamos los números en los autos,o pegamos los carteles de Mendicrin y mas auspiciantes ,estaba  todo listo la carne para el asado la bebida y las mesas ,se armarían por la mañana.
Domingo, 3-. . .  2- . . .  1- . . . afuera, y salimos regulado el tiempo,hacia Lima,ahí terminaba la carrera, autocontroles, controles ocultos, cronometraje y Fidel que con su Fitito nos pasaba, . .. nos dejaba pasar . . . ,le hacíamos seña que mirara el reloj, Él sonreía, aceleraba y Mingo decía - que hace? avísale - algo anda mal , yo le hacia señas como podía ,a la vez miraba la planilla, Fidel, me saludaba y lo perdíamos. 
Así llegamos a Lima, la mañana estaba fresca , bajamos entregaos las planillas y terminada la ultima etapa, comenzamos el regreso hacia la escuela  que como siempre nos esperaba, luego el asado el truco y las charla esperando la entrega de premios ,toda una fiesta inolvidable año a año.
La carrera siempre la ganaban los que se dedicaban de lleno a eso,nosotros mal. . .   puesto 54,el medio de la tabla ,pero Fidel festejaba, no entendíamos nada,si nos pasó lo pasamos ,era muy confuso pero la expectativa estaba y el comentario rondaba en las mesas, y los calentones de siempre decían no ¡¡¡  si gana , me voy, no corro mas, la verdad era toda una confusion pero se acercaban los primeros puestos y el numero de su auto todavía no se anunciaba
Llego el tercer puesto . el segundo, . . . . gritaban Fidelllllllll,llego el primero,era todo una broma Fidel ni anotado estaba en la competencia,nos divertimos muchísimo,y nos fuimos cuando cayó el sol quedando en encontrarnos, en mas o menos un año en la próxima carrera, como siempre en el campo de deportes de casa , en donde? en el Raggio.
     

sábado, 9 de junio de 2018

DOS DE NOVIEMBRE.

En el año ochenta para ser mas exacto en el mes de febrero, nos contrataron a mi señora y a mi en la empresa que se comenzaba a construir en misiones a orillas del rió Paraná, la decisión no fue fácil pues nos hijos eran muy pequeños y aunque los dos mayores ya estaban cursando tercero y quinto grado de la escuela primaria, mudarnos hacia allá fue una decision que nos costo mucho resolver,pero el sueldo era muy bueno y nos ofrecían vivienda y escolaridad, Buenos Aires vivía momentos muy complicados políticamente y ambos estábamos involucrados de alguna manera por nuestra militancia ,por lo tanto el ofrecimiento lo aceptamos y nos fuimos con un camión y todos los muebles hacia allá con nuestro auto detrás de nuestras pertenencias dejando aquí toda la familia para comenzar una nueva vida a orillas del rió la selva y la nada en medio del silencio y la soledad selvática de la bella misiones ,bien ala norte de la provincia y cerca de las cataratas, sobre el rió antes mencionado.
La empresa construyo para los que trabajamos ahí un pequeño barrio para todos los trabajadores que de distintas partes del país fuimos a hacer realidad aquella obra , dicho barrio se encontraba en una barranca despues de cruzar un puente de madera sobre un brazo pequeño  del río y justo en frente del cementerio de dicha colonia rural, con una hermosa escuela donde los niños que llegaban como mis hijos compartían el día y la enseñanza con los lugareños,aprendiendo a la vez un poco de la lengua guaraní y mucho de su costumbre ,que nosotros desde buenos aires ni siquiera teníamos la mínima información  de dicha colonia y sus costumbres.
La casa era una de las ultimas, las de arriba decían en el barrio,nos costo acostumbrarnos pero con el tiempo lo fuimos haciendo,los chicos se fueron adaptando diría casi que mas rápido,pero a lo que no puede acostumbrarme y pase casi seis años ahí fue al ruido del cementerio, ruido que no solo eran golpes,sino llantos a altas horas de la noche, donde las únicas luces del barrio eran las de nuestras casas,y al poco tiempo de llegar ya era un comentario de todos, el ruido no eran golpes o  ruidos extraños,sino que eran llantos de bebes, al principio pensamos en algún bebe vecino pero ya al descartarlo supimos que venían del oscuro cementerio, seguido a eso nos encontramos con que mas de una noche o noches los vecinos de abajo los mas cercanos al camino y al cementerio escuchaban como escuchaba mi familia llantos durante toda toda la noche de una o mas mujeres durante muchas horas,desde la caída del sol hasta la salida del mismo,, hasta que un día vimos llegar a los viejos colonos del lugar cargando un cajón hecho con diferentes tipos de maderas y muy rudimentario donde varios  hombres comenzaron a cavar un pozo para enterrarlo y a partir de ahí entendimos pues al lado de la tumba quedaban mujeres llorando durante varias noches,las famosas según nos dijeron lloronas que no dejaban salir su llanto espontáneamente sino que era actuado y constante durante horas.
Las tumbas no tenían identificación ,un día que Juancito  ( mi hijo menor )al jugar por ahí se trajo a casa un triciclo y varios chupetes de bebes,despues de intentar explicarle que eso no debía hacerlo fuimos a colocarlos nuevamente en su lugar ahí, me di cuenta que todas estaban sin identificar las tumbas pero en la pequeña cruz de madera o rama que tenían llevaban colgadas pertenencias de los difuntos,no pudimos averiguar de donde las saco pero dejamos las cosas en el cementerio.
Con  el tiempo nos dimos cuenta, que dormir en esas ocasiones era imposible y si el muerto era un niño la llorona o las lloronas por que no se si se turnaban o no ,al ser un niño lo hacían por una o dos semanas todas las noches ,sin poder verlas pues apenas amanecía. que era cuando salimos para ir a trabajan mas de una vez sin dormir ya no estaban hasta la próxima noche.
Pero el dos de noviembre, día de los muerto terminamos de comprender  el ritual pues todas las familias bajaban hacia el cementerio al lado del río, a metros apenas y traían grandes regalos canastas y , prendían fuego, cocinaban cantaban bailaban y festejaban con sus parientes fallecidos el día de los muertos que aquí  pasa desapercibidos para muchos pero  en el interior mas profundo de nuestro país fue o seguirá siendo un día muy importante en rincones de nuestro territorio que poco conocemos,y a los cuales mas de una vez ignoramos por completo desde los gobiernos municipales provinciales y nacionales que como yo hasta aquel momento ignoraba de su existencia y sus costumbres.

SÁBADO DE FRÍO.

San Martín casi Macelo T de Alvear, como casi todos los sábados, pasadas las veintitrés horas hacia allí encamine  una noche mas, en la esquina nos encontrábamos a conversar un rato, mientras nos ibamos juntando y observando quienes llegaban, eramos cuatro o cinco mas no,pero nos fuimos conociendo al hacernos casi habitué de ese lugar, un lindo boliche bailable a metros de la esquina sobre la calle San Martín, para ser mas exacto un sótano, que contaba en su puerta antes de comenzar la escalera con un señor de tez negra, con un hermoso traje y una gran galera con birretes rojos, él mismo nos daba la bienvenida al lugar o en mas de una oportunidad,si no estabas correctamente vestido con traje y corbata,zapatos y prolijamente peinado te decía muy amablemente que no podías ingresar, despues de varios sábados, muchas conversaciones antes de entrar, o cuando nos retirábamos el señor de la puerta paso a ser el negro Oscar ,un personaje divino de la noche porteña que nos decía quienes habían llegado,como cuando y a que hora, mezclando eso con criticas de fútbol o lo llamativo de alguna nueva señorita que llegaba por primera vez,él ya nos decía el nombre y si podía conversar algo con ella ya nos contaba hasta la edad y nos decía de que color  estaba vestida para al bajar saber para donde mirar y a quien antes de comenzar a conversar en la linda barra observando con quien comenzar a bailar rock tras rock una noche mas en un sótano perdido en las calles de Buenos Aires con todo el ritmo que un sábado pasada la la media noche nos esperaba, para terminar muy de madrugada, como siempre en el bar ,frente a la estación del barrio, desayunando con amigos que por diferentes motivos llegábamos de diversos lugares, pero a re encontrarnos como siempre a conversar y contarnos la vida en la esquina de Plaza y Av Del Tejar,por aquella época El Tren Mixto frente a la estación Saavedra.
Aquella anoche fría de invierno, ya reunidos en la esquina céntrica y despues de dar algunas vueltas para poder estacionar el auto correctamente, la decision con algunos intercambios previos fue otra , hoy no entramos, ya nos conocemos todos vamos para otro lado, nos vamos Banfiel a Mi Club, me opuse, _ yo no voy, y enseguida vinieron los reproche  y luego mi aclaración,les comente que había ido hacia un tiempo,que eran muy exigentes con la ropa y el cabello, y que no me dejarían entrar por tener barba, me aseguraron que eso ya no pasaba y terminaron convenciéndome , pero con una  condición que todos aceptaron, si uno , yo o el que fuera no entraba ,volvíamos todos al boliche de siempre, y así fue como en dos coches partimos hacia Banfiel, con él mio un fiat 125 y un 128 bien preparado ,bajito y con todo el ruido de un amigo Alberto para ser mas exacto,en conclusión ,fuimos ocho para allá ,pues despues de tanto deliberar se fueron sumando algunos mas, seis varones y dos chicas ya de la barra, que hacia tiempo conocíamos y venían de Quilmes cada sábado y fueron las que nos guiaron mejor pues conocían bien Mi Club y su gente. Anita y Pelusa dos rockeras por naturaleza que llevaban el ritmo en la piel, y así con toda la música salimos para allá cerca de la una de la madrugada.
Mi club , un lugar emblemático de la zona sur, estacionar no fue fácil, despues de dar muchas vuelta y a varias cuadra conseguimos lugar,el frió penetraba por el traje y al trote nos fuimos reuniendo en la puerta del mismo a metros de la entrada, las chicas temblaban y pedía desesperadamente abrigo o que entráramos rápido ,yo dudaba a cada paso ,déjenme pasar primero les comente ,si me rajan por la barba nos vanos todos,y así fue como ingrese por primera vez y nadie objeto mi barba, los tiempos comenzaban a cambiar, ya en democracia se podía ir a bailar sin problemas,no como años atrás donde apenas me veían, el comentario era siempre el mismo, con barba no ¡¡¡
Entre con todo el asombro de poder haber ingresado sin ningún inconveniente, la única consigan fue encontrarnos a metros de la puerta antes de salir, para volver juntos hacia capital y ahí nos dispersamos en el gran boliche, inmenso para nuestro gusto que estábamos acostumbrados a pequeños reductos en capital o zona norte, nunca habíamos ido hacia el sur. 
Nos desparramamos en  varias direcciones, las chicas por un lado y nosotros cada cual eligió un camino diferente entre la multitud,la música parecía ser buena, camine no mas de veinte pasos y comenzó a sonar uno de mis temas favoritos,gire para divisar con quien poder bailarlo y a menos de un metro estaba ella, le tome la mano y le dije vamos a bailar este tema como un rock lento, me respondió no se bailar rock, no importa yo te llevo le dije y comenzamos a bailarlo.
Ese día y en ese lugar de la mano de esa mujer cambio por completo mi vida y hoy, escuchando a Stevie Wonder, la recuerdo entre discos girando mientras le escribo a distancia sin que ella sepa mas de mi en la soledad, entre libros .poesías y dibujos que en silencio la nombran a gritos cada vez que cae el sol y la luna me acompaña desde la ventana.

domingo, 27 de mayo de 2018

CALLAO Y RIVADAVIA.

Todas los días de martes a sábado el despertador sonaba a las  cuatro y diez de la mañana, él se levantaba y comenzaba a vestirse, grandes y largos calzoncillos blancos,camiseta de igual color ,camisa; pantalón con tiradores,  corbata, no siempre la misma y luego de tomarse un café se colocaba el saco del traje y el sombrero marrón , se despedía con un beso y salia camino al trabajo, a cinco  cuadra esperaba y tomaba el viejo bondi de aquella época con solo la puerta delantera y sacaba su boleto hacia Chacarita, ya los colectiveros lo conocían y hasta mas de una mañana lo esperaban para dejarlo casi en la boca del subterraneo camino al centro, barrio de congreso,él subía a la superficie en la estación Callao, aveces ya amaneciendo otras en plena noche caminaba un par de cuadra y llegaba a su lugar de trabajo, al gran sótano donde la temperatura de los hornos parecían ser un verano constante, ahí se cambiaba con su ropa de color blanco pantalón y camisa y comenzaba con sus manos que ya no tenían marcadas las huellas dactilares a confeccionar uno a uno los caramelos que en la planta baja del edificio o la planta de arriba para él abría sus puertas cada mañana la hoy mística y entrañable confitería El Molino.
Él era caramelero, manejaba el caramelo liquido con gran habilidad, por lo cual sus yemas estaban borradas por la temperatura del mismo, tambien hacia bombones, y para fiestas patrias moños y escarapelas con los coles patrios todo con caramelo, al llegar las pascuas sus manos se transformaban en chocolatero fundiendo el chocolate para los famosos huevos de pascua que en mas de una oportunidad, diputados senadores, ministros y gente de la alta alcurnia le dejaba  joyas en su poder para que las pusiera dentro del huevo que luego obsequiarían a su la señora, esposa o amante  y recibiera la misma como regalo sorpresa dentro del huevo que podía ser de diferentes tipos de chocolate y todos de primera calidad o tambien dentro de la famosa roca de pascua en medio de la masa se encontraba con alguna linda sorpresa de algún valioso metal que soportara sin dañarse el calor  del horno.
Al legar las fiestas de fin de año lo mismo ocurría con los grandes pan dulces, que eran una marca casi registrada de ese emblemático lugar.
Mientras él iba en venia por la cuadra del sótano como siempre contaba, detrás del techo que cubría la misma, se cocinaba otra historia ,allí diputados y senadores rodeados de asesores cocinaban lo que luego debatirían en frente, en el reciento del congreso, como paso hasta el día definitivo del cierre de la confitería,por ahí pasaron presidentes vices ministros y todos los políticos de nuestra historia.
Las anécdotas son interminables y yo tuve la posibilidad de formar parte de algunas de ellas en los años ochenta y sinceramente eran mas picantes que las del reciento, ese salon, era fue y ojala algún día vuelva a abrir sus puertas la verdadera cocina, donde se resolvían leyes en medio de cafés, gritos y muchas horas de conversacion.
Ahí en ese místico lugar todos los días de martes a sábado, trabajaba mi abuelo Diego a quien yo esperaba llegar cada día en la esquina de casa a las catorce y cuarenta mas o menos, para correr a alcanzarlo y abrazarlo , y él sacaba del bolsillo del traje o un pedazo  de chocolate o un paquete de figuritas para intentar lo imposible,completar el album o por lo memos el equipo de Platense que cada domingo ibamos a alentar a la cancha de Manuela Pedraza y Cramer.
Cosas, anécdotas vivencias que pasan en buenos aires y nadie recoge pero yo recuerdo en las madrugadas donde los ángeles me lleva a volar cada noche por algún lugar distinto, donde los afectos y la memoria juegan con la nostalgia y los recuerdos, cuando la luna baila entre las estrellas sonriendo en la rutina de los solitarios soñadores de la noche.

sábado, 26 de mayo de 2018

EN ALGÚN RINCÓN.

Las cuatro  y cuarenta de la mañana y comenzó a cantar,la abuela olvido tapar la jaula y él sabe que esta por amanecer en pocos minutos, percibe el alba y comienza su hermoso y continuo canto despertador,molesto  incomodo y demasiado temprano a mi gusto.
Hace minutos deje de escribir, pensaba descansar plácidamente,pero debo levantarme y taparlo o hacer que su canto se forme monótono y despues de algunos largos minutos podre descansar no sera ni la primera ni seguramente la ultima vez que suceda algo así.
Esta noche lo intentare, fue un largo día, idas y venidas por desaciertos en horarios ,transito y horas picos en la agenda de tramites estúpidos que solo conducen a perdida de tiempo irrecuperable de los cuales él no tiene la culpa, y la abuela ya esta un poco cansada como para acordarse de todo,su vida se comienza a apagar día tras día pero él con su canto enciende la fuerzas de un día mas cada mañana cuando ella se sube a la sillita baja y quita la gruesa tela que cubre la jaula, a la que quizás nunca debió llegar, pero ahí esta, cuidando el fondo de casa debajo del alero al  lado del viejo jaulon que supo estar colmado de canarios de diversos colores debajo de la parra, o debajo del alero de acuerdo al clima del día, la temperatura ,la intensidad del sol,el viento o la lluvia, el fondo cambia de aspecto,de color, de brillo y hasta de aroma, esto ultimo debido a mi abuela que muy  temprano mientras yo recién comienzo a tomar unos mates y a ubicar sobre la mesa del comedor diario la maquina de escribir, ella ya tiene sobre alguna hornalla el comienzo del preparativo de lo que sera en unos horas mas el almuerzo. 
Pequeña, frágil,canosa, con baton y hace como cincuenta años con un solo riñón,allí esta ella,y al escucharme viene hacia adelante a compartir unos mates, con un ovillo de hilo de algodón natural en el bolsillo del delantal de cocina y sus dos pequeñas agujas de tejer crochet, aveces camina tejiendo lo hace tan automáticamente que no hace falta que mire como, me saluda con un beso y buenos dias tardes, ella sabe todos los días a que hora dejo de escribir pues de su habitación escucha las teclas de la maquina de escribir y el correr del carro de la misma, algún día seguramente inventaran algo mas silencioso o no, pero aquí todo puede ser, así como el hombre hoy se pasea a los saltos por la luna ,por que no podremos tener algún día algo que sea mas sencillo que escribir apretando pesadas teclas  quizás le hable alguna cinta como la de los discos del grabador y este lo pase en letras  sobre alguna hoja en blanco en vez de estar llenando cuadernos como lo hago para despues pasarlos a maquina y archivarlos en una carpeta para que quizás algún día,anda saber dentro de cuanto tiempo, tenga un hijo o una hija y mas adelante, quizás tengo nietos y el ella o ellos ,descubran abriendo esta carpeta que seguramente estará dentro de una valija arrumbada en algún rincón de un galpón y descubran que su abuelo, escribía a diario la vida y me lean o no ,por que quizás la tinta se esfume y solo queden marcas de las locas ideas que escribo en poesías a diario acompañado de la luna, las estrellas y esa magia que llega no se de donde y hace que pueda crear historia las cuales me cansare de explicar que no son la mía, sino que, como dicen algunos son un don, son las musas o esa necesidad de volar con palabras plasmando lo que escucho,lo que me cuentan o lo que imagino, aveces me pregunto hasta cuando, si esto fluye hoy  y un día se corta o fluirá de por vida ,de ser así llenare muchos cuadernos, y seguiré intentando buscar el por que de cada cosa en palabras con nostalgia,recuerdos, alegrías tristezas y melancolía,las que quizás alguna vez de a conocer ,no solo a mis amigos mas cercanos sino pueda aun no se como imprimir algo para llegar un poco mas lejos y quizás antes de tener nietos alguien mas lea lo que escribo a diario entre mates y café sobre la mesa redonda del comedor diario de casa cada noche con la fiel compañera de siempre, la radio.

lunes, 21 de mayo de 2018

TODAVÍA LA VIDA.

La esquina durmió la noche
sobre buzón despintado,
el umbral y aquella barra
que hoy estan ya callados,
se fueron tras la de cuero
que tarde a tarde brillaba
y esas charlas inolvidables
esperando el alba en madrugada,
quedo el portón, y el viejo paredón,
ya ni el silbido recorre las calles
y las rejas encerraron los vecinos,
la ochava cambio de color
y hasta perdimos la vieja lamparita
que noche a noche rompía la ilusión
de pensar en el mañana como si fuera hoy,
pero estamos en  el aire
yirando la noche como ángeles
guardianes de un barrio que todavia
entre suspiros, y el ruido del tren
sobrevive en la atmósfera de buenos aires,
buscando la utopía que todavía
tenemos escondida en un rincon
del corazon barrial entre cordenadas
de un tango que todavía nos busca
cada anochecer entre lagrimas vivas
de recuerdos inolvidables. 


SE FUE.

Se fue entre nubes
sedientas de ternura,
salpicando soledades
con sonrisas vagas
y alcohol nocturno,
quiso volar sin alas
correr sin tiempo
y sobreviviente a las dosis
de desamor que la vida
puso en su camino, salto
al abismo en el encierro
de la venganza, solitariamente
se enfrento a la vida
hasta que un día
su corazón estallo,
y hoy vuela escribiendo
poesías en el cielo
de las letras sin sonido,
y la música muda
de notas sin colores,
por un loco Buenos Aires
que lo extraña en cada madrugada
de cafés, por la ancha avenida
al norte,
en la oscuridad de la luna.

domingo, 20 de mayo de 2018

DIRECTAMENTE.

La luna guardo las confecciones
del otoño,el frió del invierno
y entre flores de primavera
recostó la noche del verano
esperando aquel beso promertido
del sol en la mañana de enero,
las gaviota volaron entre lagrimas
y tu nombre se borro en la arena
de las falsas promesas desdibujadas
en lagrimas secas de fino y suave algodón,
el viento pudo mas y entre nubes escondido
se lanzo a la limpieza de corazones rotos
y hoy, desnudo en medio del mar,
descansa, atrapando nombres de corazones
que algún día,se encontraran
en el amanecer de la luna,
bailando con el sol la libertad del amor.
en el vals de estrellas mas bonito del mundo.

viernes, 18 de mayo de 2018

SILENCIOS.

El azul de tus ojos
y el brillo de tus caderas
florecen la noche,
cantan el día y
regocijan la tarde,
bella mujer de piel dorada
en los días de abril,
susurra tu voz
en la pendiente oscuridad
del bosque y el cielo
una vez mas canta
en los amaneceres,
a tú paso tierno y sutil
despues de cada encuentro
con la luna en el cuarto,
donde a solas
escribes la vida en silencios
entre cuerdas de vieja guitarra.


jueves, 17 de mayo de 2018

SOLITARIAMENTE.

Allí donde el sol
se pone por las tardes,
y el viento se hace brisa
suave en cada atardecer,
los pinos refrescan
el aroma de la casa
y las hamacas bailan solas
en el verde parque,
todo parece una bella
y poética tarde, detrás de la casa
en un rato comenzara a subir la luna,
pero el grito de los chicos
en el verde ya no estan,
y detrás de cada planta
falta ese toque que solo vos
podrías darle con tus manos,
pero ya no estas y al irte
la casa ya no es la misma
y el sol jamas volverá
como las estrellas y la luna
a brillar entre los pinos
como cuando juntos
caminábamos conversando
por el parque y la luna
en silencio nos abrazaba
entre y mate y mate.

miércoles, 16 de mayo de 2018

DEJA.

No cierres la ventana
que pronto saldrá el sol,
acariciando el día
acunando una canción,
princesa del arco iris
deja pasar al señor
el te lleva mis caricias
y un montón de besos
solo para vos.

martes, 15 de mayo de 2018

NO SE.

No se donde
ni como estas,
supongo e imagino
entre flores de
bellos colores múltiples,
acariciando soles
cada mañana y hablando
con estrellas y la luna
por las noches solitarias
de un otoño perezoso,
que se van si llegar
entre hojas que todavía
no cubrieron tu ventana
de tostado ni tu vereda
de azul como tu cuerpo
cuando bailaba entre mis brazos
en el verano naranja
cuando partiste no se a donde,
pero imagino,al paraíso
de besos que no supe guardar
y poesías que jamas volveré
a escribir hasta encontrarte
nuevamente por el laberinto
de la vida sin reproches.

SIN NOCHE.

Te fuiste en el silencio
de las sucias nubes
que cubrieron el cielo
de la noche en el verano,
rompiste la luna en cuartos
las estrellas en octavos y
el ultimo tango quedo
colgado de la soga
en la terraza esperando
el sol de tus ojos
que nunca volvió,
bella musa de la melodia
en violines resecos
al alba, de lejos
un leve susurro llegara
para vos al oeste del
monte donde descansa
la paz y duerme el cuento
que juntos compartimos
en las madrugadas sin noches.


domingo, 13 de mayo de 2018

SIEMPRE VOS.

Me quedo con el sol
de aquellas mañanas
compartidas a orillas del mar,
con la brisa del viento
acariciando tu rostro
y ese montón de palabras
que de tus  labios
volaban como mariposas,
me quedo con la luna
de la noches de enero
donde nos abrzabamos
desnudos al amor,
mientra estrellas curiosas
dibujaban tu nombre
sobre el cielo transparente
de tus bellos ojos,
me quedo solo, pero contigo
por que en cada rincón
donde surge el recuerdo
del todo compartido,
estas y estaras
siempre vos.

viernes, 11 de mayo de 2018

NO PUEDO.

El sol se llevo tu nombre
la ultima tarde de abril,
el otoño cerro las ventanas
y entre la brisa tenue
de cada anochecer tu cuerpo
se dibuja perdido
entre las nubes de una noche mas
donde intento describirte
y ya no puedo, donde intendo
dibujarte y ya no quiero
y donde intento olvidarte
pero, como veras no puedo.

VIAJE.

El agua se llevo
la difunta situacion
de tenerte que sacar
a diario de la enredad
memoria de los sueños
sin cumplir, quedo el lodo
sucio y cuarteado
de tanto rasguñar la libertad
en las paredes sordas del corazón,
y ahora . . .
donde el sol penetra
sin permiso por escasos minutos
te dibujo con arena sucia sobre
vidrios sin esmerilar acostada
en la memoria del recuerdo
perdido en el hemisferio sabiendo
que quizás, sucia y enmascarada
regreses sin paz a llevarme contigo.

miércoles, 9 de mayo de 2018

DANIEL.

En la ardiente oscuridad,
camino del infierno,
la bestia humana
en la danza del fuego
de las sombras porteñas,
bajo la santa federacion
de las vidas marcadas
bajo un mismo rostro
con extraña ternura,
llegaron a la patota
con la Mary detras
de un pasaporte a río
con deshonra.

martes, 8 de mayo de 2018

JORGE.

En el jardín donde
los cerezos se bifurcan,
elogio de las sombras
las siete noches,
del fervor de Buenos Aires,
en la escritura de dios
los dos reyes y los dos laberintos
toman la forma de la espada,
seis problemas para Isidro Parodi,
el milagro secreto, la luna esperanza
y el hombre de la esquina rosada,
pero . . . en las ruinas circulares,
buscando la rosa profunda,
los dos reyes y los dos laberintos´
en la casa de Asterió,
buscan a el informe de Brodie.

ADOLFO.

Martín Hache en
un lugar en el mundo,
encontró un tiempo de revancha,
la parte del león, la encontró en
la discoteca del amor,
frente a la playa homónima,
y  . . . en la ley de la frontera,
lugares comunes,a dar la cara
lo llevaron a Roma.

lunes, 7 de mayo de 2018

SUECO.

Detrás del vidrio oscuro
los gritos y susurros
se escuchan en el silencio
de la flauta mágica,
el huevo de la serpiente
crece  cuando huye el día,
verguenza da la sonata otoñal
tras el ensayo, y ojo del diablo
en la noche de circo
da vida a las marionetas,
cara a cara tras
el umbral de la vida,
en la isla donde
los encuentros privados
son una lección
de amor como
el séptimo sello
del secreto de un matrimonio
y la verguenza
de un verano con mónica.

domingo, 6 de mayo de 2018

MARIPOSAS EN LA PANSA.

Surgen del infinito
se transforman en la realidad
y se esconden en el rincón
de los recuerdos detrás
del hemisferio de
las cosas pendientes,
se transforman en nostalgias,
días pasajeros de lluvia
domingos solitarios
bajo la espesa neblina del otoño,
y desparraman lagrimas perdidas
en las tarde de invierno
oscuras y tristes del
temprano oscurecer de las sombras,
pero un día vuelven
como quien se fue de viaje
y regresan a desarmar esquemas,
a romper la rutina y bailar
dentro de nuestro cuerpo
como mariposas en primavera,
queriendo razonar lo que
estalla en el corazón,
se instalan o vuelven a ocultarse
pero . . . siempre estan,
por que el amor o como
quieras llamarlo, nunca muere
solo descansa para tomar fuerzas
y hacernos vivir o revivivir
una vez mas aquel cosquilleo
que decías tener olvidado
.

sábado, 5 de mayo de 2018

A DIARIO.

El sol se durmió en la tarde
grisácea y triste del domingo
de mayo, las palomas
se escondieron en el viejo
campanario de la iglesia olvidada,
y el silencio inundo el barrio
a la espera del paso del ultimo tren,
las veintitrés clavadas, vino sin retraso
en pocos minutos estará en el Retiro,
el diariero comenzó a cerrar
y yo enciendo una vez mas
el procesador de palbras
para intentar escribirte una vez mas
pues así. me siento vivo y
te revivo a mi lado cada noche,
aquí en mi pueblo, donde
nunca pasa nada, hasta
que se va el tren a diario
por ultima vez en el día.