domingo, 9 de julio de 2017

*TARDE.

Detrás de los cristales
la lluvia castiga el barrio.
Entre truenos y relámpagos
el domingo acuesta la tarde.
En la siesta del sol escondido,
la noche se adelanta
oscureciendo el cielo oculto
y, otra vez, vuelve a roncar,
haciendo vibrar la tarde.
Y en la soledad tu nombre
resuena en ecos perdidos
bajo la  lluvia que moja las hojas
con letras que se diluyen
buscando cómo llamarte.
Por las calles, suena una melodía
y llega tu recuerdo,
entonces el adiós se va
con el paso del tren,
con el silbato sórdido y repetido
del último tango
sobre la estación de mi barrio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Gracias por comentar mis letras....espero tu próxima visita....."