lunes, 31 de julio de 2017

*HOY.

La llovizna de Saavedra tiene magia,
en ella bailan los duendes del barrio.
Chona añora la farmacia
que aún lleva su nombre
sobre la avenida;
Giménez sigue dando vueltas
pero los boliches ya no están
abiertos hasta tarde
como hace años, y me invita
a seguirlo hasta Cabildo,
a tomar el último café de la noche,
como hace más de veinte años,
cuando Saavedra no dormía
y las puertas apenas
se cerraban sin rejas.
El Polaco se fue de gira
a cantar algún tango
vaya a saber dónde,
pero su imagen
da la bienvenida al rioba,
y yo... sigo dando vueltas
entre musas y canciones
buscando, con esperanza,
la dignidad, el respeto
y aquellas pequeñas
grandes cosas que no se ven,
pero se perciben;
que no se compran
pero existen;
que no se venden
porque no tienen precio
y no se ocultan
porque son transparentes,
y sé que están, quizás hoy
medio ocultas en la multitud.
Busco la verdad, la justicia,
la honestidad y el respeto;
la caballerosidad y
el saludo amable con el vecino.
Todo eso tiene más valor
que la moneda y en el barrio,
como en casi todos los barrios está,
solo hay que saber encontrarlo,
como a los duendes
que se fueron,
pero no se lo llevaron,
porque de ellos aprendí
lo que soy y jamás
los defraudaré
ni a los duendes,
ni a mis padres
ni a mis queridos profes,
hoy amigos de la vida
como todos lo que algún día
en las mesas de hoy bares cerrados
nos planteamos una vida
como la que llevamos día tras día,
para y por lo cual
seguimos compartiendo
hermosas veladas a orillas del sol
disfrutando lo que algunos perdieron
y nosotros conservamos sin esfuerzo
pues lo llevamos adentro.




*CON EL SOL.

Aquella tarde
el sol se puso lentamente
detrás de la pista,
los ciclistas descansaron
el día y la música colmaron
la tribuna en medio del bosque.
Caminamos mucho
y el sol marcaba
nuestros blancos rostros, lentamente,
mientras las cuerdas de los bajos
y las guitarras estallaban
entre baterías y teclados
sin saber que pasado los años
serían historia...
Cabellos largos al viento,
barbas, vinchas, minifaldas
y oxford en nuestros pantalones.
La historia comenzaba
y nosotros ahí, progresiva rock
casi inentendible,
pero nuestra, la música
que ayudamos a parir
y hoy es nuestra
y del mundo,
trascendió como esperábamos
y vos y yo aquel día,
cuando el rock sonó
hasta ponerse el sol
estábamos ahí.

.

domingo, 30 de julio de 2017

BUSCANDO.

Si sonrío
que sea en tu rostro,
si beso
que sea en tus labios
suaves y tiernos,
si sueño
que sea exclusivamente
con vos a mi lado,
si muero
que sea en tus
acaramelados ojos
azul primavera,
Pero vivo hoy
y lejos de ti . . .
buscando el camino
del encuentro.

viernes, 28 de julio de 2017

*MADRUGADA.

Cuando las estrellas
bañan tu cuerpo
de sales nocturnas
pasada la medianoche,
la luna sonríe
detrás del viejo
espigón adentrado
al mar sin prisa,
arena fina sobrevuela
bajo el límpido cielo,
y vos. . .
giras una y otra vez
en mi mente
desvistiendo la noche,
en el laberinto
de las arrinconadas
neuronas del amor,
razón por la cual
te escribo en madrugada.

miércoles, 26 de julio de 2017

*UNA VEZ MÁS.

Lluvia tenue sobre el tejado,
música lenta
y colores sobre tu cuerpo
desparraman en el atardecer nostalgias
la despedida, el último café
y el tendido de sábanas
sobre la cama que, aún tibia,
se envuelve en la brisa
de tu perfume naranja,
tu piel aterciopelada del invierno.
Llovizna, tus labios rojizos
acaricio con las yemas de mis dedos.
Mientras te abrazo,
caen la sábanas y, una vez más,
volvemos a despedirnos
por unas horas, sin prisa.
Ya cesó la lluvia,
despunta a lo lejos el resplandor
del nuevo amanecer ,
y acomodas nuevamente
la ropa vaciando la valija,
te quedas entre mis brazos
una vez más, siempre.


martes, 25 de julio de 2017

*TARDE DE SEMANA.

Ríos Uruguay y Gualeguaychú
rodean tu topografía,
recostadas sobre mansas aguas.
El sol y la arena
dejan transitar mi cuerpo
al paraíso de las emociones,
aquí, donde el sonido del silencio,
se confunde con los pájaros,
suena a lo lejos el viejo redoblante,
y el eco del carnaval
vive escondido en las calles
esperando salir a bailar
la próxima temporada.
Ciudad, pueblo, magia y candombe,
ríos y vegetación.
Yo, él y el silencio,

*TARDE.

Gris sobre la tarde,
azul tus ojos,
otoño cobre en las veredas
y verde esperanza en tu voz.
El sol se esconde naranja,
beige tu piel se acomoda
en los almohadones ocres
del rincón, el rojo del fuego
comienza a penetrar
en tu celeste cuerpo de frágil mariposa
y en medio del verde amarillento,
el mate nos espera . . .
al terminar la dulce siesta
del amor acaramelando
tus ojos y tu cuerpo
entre mis brazos.

lunes, 24 de julio de 2017

*SOLOS.

Solos, en esa cinta asfáltica,
y a la deriva recorrimos
el camino de la felicidad.
Solos con el amanecer de frente
y el sol acariciando mis espaldas.
Solos en busca del interior
más oculto en mis entrañas,
con hojas en blanco
y muchas cosas
por volcar en ellas,
antes de volcar yo
en esta sociedad confusa
donde solo lo material
es importante, lo físico
fundamental y lo espiritual
se deja arrinconado.,
Solos, buscamos la felicidad interior,
la ruta nos devora al destino,
él, yo y la vida por delante, solos
a viajar la vida sin rumbo.

*CON VOS.

Rubios, castaños,
negros o blancos
tus cabellos vuelan
con el tiempo
dibujando días
entre mis letras
a través del tiempo,
y el viento atrapa
sentimientos soleados
en tus labios,
las estrellas en tus ojos
dibujan la vida
la luna atestigua la noche
y juntos caminamos
la cornisa del diario devenir,
entre letras y mil cosas
que solo el tiempo
recordará el día final
del último suspiro.

*PLAYA

Tenues luces,
pequeñas llamas encendidas
alrededor de la cabaña,
el sonido del mar
en la cercanía.
Tu cuerpo descansa
entre mis brazos,
yo intento controlar
mis letras sobre hojas
que hilan palabras
que surgen de la noche,
entrelazando la razón
con los sentimientos
que, a flor de piel,
desparramamos durante horas
sobre musas de amor;
allá lejos, donde el viento
dibuja en el mar
tu nombre a los gritos.

viernes, 21 de julio de 2017

*BELÉN.

La noche se esconde tras la plaza
y camino al río Belén comienza;
el descanso entre las estrellas,
la luna acompaña mi paso
y, entre aromas de flores,
el Paraná me espera.
Una curva más
y el ancho amarronado
aquietará el desvelo
entre parroquianos,
pescadores de sueños sobre la costa,
Belén de Escobar,
un mundo, mi lugar,
mi gente y el respiro del alba
sobre mi vista cansada.
En minutos un día más
comienza en el paraíso.
.

miércoles, 19 de julio de 2017

*JUNTOS

Juntos esperaremos el sol
después de una larga noche,

una madrugada de brindis
y suaves caricias,
juntos veremos
brincar las olas y,
entre gaviotas,
nos abrazaremos
en el amanecer
del día menos pensado
el mes que nunca imaginamos.

*EN EL OESTE

Cuando se esconde el sol
y la luna ilumina las ventanas,
la estrellas silencian la noche
y en la soledad del cuarto,
entre líneas y confesiones
apareces hilando palabras,
en la magia que sólo
los ángeles pueden descifrar;
tus cabellos rubios
se recogen sobre la almohada,
tus dedos marcan
vocales y consonantes
y el diálogo baila
en la fibra que nos conecta
una y otra vez,
ayer, hoy y siempre
maravillosa mujer del rock
reencontrado sobre la psicología del sol,
en la noche de ángeles,
bailando entre confesiones,
complicidades y desvelos.

lunes, 17 de julio de 2017

*ELLAS

Corren, se escapan,
van y vienen, me buscan,
me encuentran, me persiguen,
me nombran y se ocultan.
Vuelven, me despiertan
y fluyen sobre las hojas,
saltan al teclado, ríen,
lloran y se duermen;
trasnochan y despiertan
con el alba, gritan,
protestan, se van y regresan
a la hora menos pensada del día,
al lugar más insólito,
y ahí se vuelven a presentar.
No sé su nombre,
tampoco su edad,
el sexo lo imagino.
Mujer, tal vez me equivoque,
va y viene, o van y vienen,
ella o ellas
quién o quiénes,
la o las, él no creo,
ellas casi seguro
y nueve, que nunca me abandonan.

*TE AMARÉ

Te amaré en cada segundo
de frágil aliento,
en cada momento
de lento roce, en cada espacio

y silencio...
hambriento de tu aroma.
En el naufragio de las horas
carentes de estrellas,
en lo eterno
como significado
de tu presencia.
En ese mar que suena
a todo lo que callas,
en el misterio y milagro
del amor que nunca muere
que no se toca pero se siente,
y se siente tan fuerte
antes, después y siempre.
Te amaré en cada palabra
de mis locas poesías,
y el susurro de las letras
que, día a día, te nombran
cruzando mares
y venciendo macizos
para encontrarte
entre mis escritos.

*SUEÑOS Y AROMAS.

Brillante, elegante,
entre pétalos perdidos
de la luna que esa noche
acarició tu cuerpo,
mientras juntos
acunamos el encuentro
a orillas del río,
brillaron tus ojos
de placer y cansancio
entre estrellas de placer
hamacando la luna
de sueños encontrados,
en abrazos soñados
hasta que el sol
nos encontró deslizando
el día de la mano.
Partiste elegante del sueño
y, entre viejos aromas,
vuelves una y otra vez
a mi memoria.

domingo, 16 de julio de 2017

*DESPLAZAMIENTO.

Te desplazas entre la brisa tibia
de los labios carmín
y mis brazos entrelazados
a tu cintura desequilibrante
del tiempo en re menor,
tu cabello llovizna
sobre mi pecho y tú
subes y bajas en la noche,
perdiendo la noción del tiempo,
el espacio y el lugar que nos cobija,
mientras la ciudad
circula al ritmo alocado
de no mirarse nunca más
entre sonrisas ni poemas de amor
enlazados al viento.

JUAN.

Juan, el de los palotes,
salió por Avenida de Mayo,
camino al pinar de Rocha,
entre Haedo y Ciudadela,
hizo un crash y encontró
sobre las vías del Sarmiento
una flor, buscando
su alma entre las estrellas,
divisó la luna en la
última madrugada,
corriendo nubes entre el frío
y una larga Rivadavia,
al oeste la vio
espléndida antes del amanecer
preguntó su nombre,
y una bella mujer se presentó,
Adri es mi nombre
y entre arco iris de palabras
de madrugada en su mano
colocó la flor,
besó su mano y entre las musas
se retiró buscando el sol.

*ACOMPASADOS.

Voy a guardar el sol en una caja,
atrapar la luna por algunas horas,
a solas, junto a vos;
compartiremos una noche
única y azul,
acaramelada de sueños
y dulces caricias de chocolate,
donde solo nuestros cuerpos
hablarán en el silencio.
A la luz de la luna llena,
sonreirás, brillando en cada suspiro,
y el eco del respiro
parpadeará la noche;
entre besos y abrazos,
nuestros cuerpos cabalgarán
en el vuelo ancestral
del respirar soñado
hasta el último aliento,
donde llegaremos
juntos y acompasados.

viernes, 14 de julio de 2017

*CARLITOS.

Los broches irán perdiendo
la vida útil que un día,
le dieron a la madrina
y a las horas de tu infancia.
Los años que, en adelante,
ahora te tocan vivir
son muy lindos, amiguito,
que los pases muy feliz.
Ya tienes casi seis años
y la puerta abierta está,
de la escuela que a mí,
un día, me comenzó a formar.
En ella te enseñarán
cómo se suma y se resta,
tendrás muchos amiguitos
y empezarás a soñar;
vivirás mil alegrías;
conocerás a un señor que,
con todas sus palabras,
te enseñará la lección
quizás aprendas también
un poco a sufrir y
otro poco a llorar;
irá creciendo tu vida,
un hombrecito serás;
el tiempo quemará años
y un futuro anhelarás;
vivirás la secundaria
y, al final de ese camino,
ya todo un hombre serás.
Ojalá recuerdes los broches
que la madrina tenía
cuando digas, algún día,
"mi problema no existía",
quizás yo te diga ahora,
que ni un problema tenía:
Qué  linda era la infancia
pero... qué linda es la vida.


Del libro "Tiempo para vos y mis amigos"

*MI BARRIO.

Entre avenidas y verde,
arroyo y demolición,
un túnel que sigue el curso
de una larga discusión;
un convento, siete iglesias,
el bodegón y trece escuelas;
el recuerdo de dos cines,
fantasmas de la estación.
Yo voy y vengo en sus calles
después que se pone el sol,
pues me acompañan la luna,
la droga y mucho alcohol.
Y así es como es,
ese pedazo entrañable
de mi querida ciudad,
que va cayendo, de a poco,
rumbo a la Gral. Paz.
Saavedra: el patio, la esquina,
la barra, el rioba
y una avenida que, caprichosa,
viborea entre sus calles
y que derrama humedad.
También el amor que va,
que viene y que pasa,
sin detenerse... en ninguna esquina.

martes, 11 de julio de 2017

*SÁBADO DE PARTO.

Dejó el último verso
sobre la mesa,
debajo del grueso pocillo
de negro café.
Con el pucho en la oreja
se fue por Corrientes
debajo del funyi
guardaba una flor,
de papel de servilleta doblada
y en do, fue silbando un tango,
cruzando veredas,
buscando la mina
que lo derrotó,
en un dos por cuatro
sin quebrada,
sobre el abanico del cielo
que, en Buenos Aires,
el sábado parió.


lunes, 10 de julio de 2017

*MAYO OLVIDADO.

Entre lloviznas,
la noche tu nombre acaricio
sobre la vieja manta
de suave algodón;
a oscuras y en el silencio
de los agitados suspiros,
el encuentro se fundió
hasta las lágrimas,
en recuerdos, viejas
y añoradas anécdotas
de años sin vernos.
La pasión pudo más que el tiempo,
los abrazos, más que la distancia
y, entre besos y caricias,
nos descubrió el sol,
cuando la despedida
era eminente y en años
quemamos la vida
entre sábanas enroscadas
sin pudor, aquel día de mayo
del año que ya olvidé.

domingo, 9 de julio de 2017

*INDEFINIDAMENTE.

Entre gotas de finos cristales,
tu rostro se desdibuja
en el tiempo de los jazmines en flor.
La tarde acuna, una y otra vez,
la suave melodía en saxo tenor;
y en la soledad del domingo,
una y otra vez,
las letras caen en hiladas poesías
intentando describirte.
Bella y única,
entre vidrios empañados
y el frío de la incansable tormenta
que parte mi corazón
cada vez que pienso en vos.
Tus acaramelados ojos
y ese brillo que solo tu rostro
fija en mis palabras...
sostenidas indefinidamente.

*TARDE.

Detrás de los cristales
la lluvia castiga el barrio.
Entre truenos y relámpagos
el domingo acuesta la tarde.
En la siesta del sol escondido,
la noche se adelanta
oscureciendo el cielo oculto
y, otra vez, vuelve a roncar,
haciendo vibrar la tarde.
Y en la soledad tu nombre
resuena en ecos perdidos
bajo la  lluvia que moja las hojas
con letras que se diluyen
buscando cómo llamarte.
Por las calles, suena una melodía
y llega tu recuerdo,
entonces el adiós se va
con el paso del tren,
con el silbato sórdido y repetido
del último tango
sobre la estación de mi barrio.

sábado, 8 de julio de 2017

*LOCOTANG.

Un piano de fondo, violines
y solo de bandoneón,
cruza corriendo Esmeralda
el recuerdo hecho canción,
y entre las luces del centro
tu silueta dibujo;
la voz de un cantor agudo
del secreto y el amor,
en cada feca, en la esquina,
siempre buscando ese amor,
con el clavel en el funyi,
taconeando en el cordón,
me lleva de esquina a esquina
buscando descubrir el amor.
En cada tango, cada noche
y siempre, siempre, aparecés vos.
Mujer de lo inolvidable,
más hermosa que la flor,
de tanto buscarte apareciste,
entre luces de neón,
pero no conozco tu nombre
solo escribo en re menor,
hasta el día que te encuentre
y entonces, al dos por cuatro,
en un abrazo entre fuelles
te declare yo, mi amor.

jueves, 6 de julio de 2017

*POSTRE FINAL.

Entre aromas envolventes
y esos ruidos conocidos,
la cocina revive cuando estás en ella.
Inconfundible, mi olfato te reconoce,
sabe de tu presencia     
mucho antes de mirarte.
Entonces los sentidos se estimulan

antes de ver tu acaramelados ojos,
girando de aquí para allá,
entre ollas y sartenes.

Después la cena... y ese vino
que solo en tus labios
sabe a miel de uvas,
mientras la fiesta
continúa hasta el postre, el café...
y el encuentro esperado desde anoche,
donde juntos nos fundimos en uno
y, al ritmo de las emociones,
lloramos la felicidad.

*NOCHE.

La luna corrió lentamente
sobre el cielo azul entre estrellas;
la madrugada comenzó entre nieblas
y muchas soledades conectadas
en la fibra que une pasiones
y desune amores eternos,
por algunas picardías;
el sol en julio se hace esperar.
Pero allí donde las palabras
se agotan entre puntos y comas,
los párpados comienzan a aflojar,
el café se termina, el mate se enfría
y la luna se pierde, justo ahí,
como duende de la mañana precoz,
estabas vos...
Te vi, nos vimos
y con un simple "hola",
comenzamos la vida,
entre la tenue llovizna
y nuestra conversación,
al ritmo del jazz y la aventura.

miércoles, 5 de julio de 2017

*A ORILLAS.

Ojos color cielo
y, en ellos, toda la dulzura
que de tus labios acaramelan
la linda conversación,
que juntos mantenemos
cobijados por la luna
y esa brisa pulposa y salada
que solo el mar nos brinda,
con sus secretos que van
y vienen a la orilla
rompiendo en olas
toda la magia que esconde;
tus ojos brillan y jugosos
con el tiempo crecen
cerrando viejas cicatrices
y buscando el alba entre mis brazos,
para que no parta
como lo han hecho aquellos
que jugaron con vos,
sin llegar a conocerte.
Yo te miro una y otra vez
y, sin decirlo, pienso lo mismo
mientras te abrazo.

*JUNTOS.

Me envuelves
en la melodía de tu voz,
suave y aterciopelada;
me acurruco en tus palabras
y, apoyado en tus pechos,
siento el calor de tus mimos
entrelazando tu cabello
con mis temblorosos dedos
sobre el mullido almohadón,
esperando el sol,
después de la agitada
cabalgata de la noche,
desde la ventana al cielo
que juntos compartimos
durante una semana,
una vez al año,
hace ya una vida.

*PERDIDO.

Al dos por cuatro0
la noche por Corrientes festejó,
medias negras rayadas,
taco aguja, el cabello recogido
y el tejido de un clavel:
Su rostro brillaba en la noche,
verdes sus ojos, rojo el labial
y, al doblar por Esmeralda,
el tango se hizo bailar,
los fuelles, más los violines,
un funyi y aquel cantor
que gritó "milonga" en la noche
donde apareciste vos.
Nos miramos, me miraste
me acompañaste al compás,
el piano marcó el comienzo
y juntos bailamos la noche,
aquel diciembre estelar,
donde perdí la memoria
y nunca te volví a encontrar.


martes, 4 de julio de 2017

*GOTÁN

El fandango brillo
de la pista encerada y luminosa
de la vieja pinotea;
tus piernas,
al compás del dos por cuatro,
se cruzó del candombe
al ritmo habanero
en la noche serena.
La luna se escondió
ante tanta belleza de piernas,
tus empeines rígidos y furiosos
marcaron el ritmo, y esa madrugada,
enmudeció la noche
y, al tajo marcado,
sonó el bandoneón,
en la última madrugada
de un tango llorón.

*PASADAS LAS CERO

Giras una y otra vez
por la misma manzana
del centro del barrio.
Te muestras y te escondes
en menos de lo que suspiro
y una y otra vez, repites
la acción de jugar
a lo desconocido.
En el filo de las sensaciones
ocultas de la noche,
el barrio duerme
y tú caminas
tras las sombras del día,
una y otra vez,
ocultando tu rostro.
Pasó el último tren,
el barrio duerme,
entretanto, yo te escribo;
en pocas horas el sol bañará las vías
con el silbido del primer vagón
y, en minutos, quedaré dormido
esperando el mediodía.

lunes, 3 de julio de 2017

*SUEÑOS CONTIGO.

Te tapo los ojos con la mano,
porque me intimidan;
me quedo con tu sonrisa,
pero solo con esa
que hace que se me vuele la cabeza.
Me inspiras aunque no te conozco
y siento que te toco
aunque ni siquiera estás cerca,
pero te siento así, cerca.
Respiramos el mismo aire en bucle,
de tus pulmones a los míos.
Eres lo único
que sabe apagar todo
y lo único que siempre regresa
para devolverme toda la energía;
pura luz, lo único
que sabe hacer brillar
de esta manera mis pupilas.
Pero no estás, no eres real
y quema porque eres soñada.
porque eres
ese vago recuerdo del próximo futuro,
porque eres la esencia que ilumina.
porque eres magia,
fruto de un momento
que nunca he imaginado,
creado, ideado y solo compartido
en los sueños contigo.

domingo, 2 de julio de 2017

*BRINDO.

Brindo por vos
y esos bellos ojos negros
que no me dejan dormir.
Brindo por vos
y esos labios que expresan
la vida en simples palabras.
Brindo por vos
y la sabiduría de saber caer,
levantarse y seguir
con una sonrisa a cada paso.
Brindo por vos
y ese olor a café
que huele tu sonrisa,
tus lágrimas
y tus carcajadas,
mujer de mis sueños
brindo única y solamente por vos,
cada madrugada, mientras duermes
y yo te escribo.


*NOSTALGIAS AL SOL.

En la solitaria tarde
descansas el cuerpo al sol,
el camino se acorta
y, en lentitud,
disminuye suavemente
el calor del pensamiento,
entre recuerdos la nostalgia
baila entre la nubes,
y un domingo más
se esconde detrás  del campanario
de las soledades bifurcadas
por el silencio del domingo.

*VIENTO DE DOMINGO.

El viento de domingo
envuelve recuerdos
en la tarde de sol
sobre la orilla del lago
desierto de nubes;
el cielo cobija
recuerdos imborrables
detrás de cada cerro,
y el eco trae,
una y otra vez, tu nombre
desgarrando las horas del día,
entre breves recuerdos
y amnesias parciales,
donde tu rostro
se desdibuja en el arco iris
de los sueños rotos.

sábado, 1 de julio de 2017

*JUNTOS.

A orillas de la luna
tu cabello brilla
enlazado entre mis dedos
al suave y lento murmullo
del romper casi pasivo y silencioso
de las aguas del río
que acompañan tu nombre
en la noche serena.
Un abrazo, una caricia
y juntos acompañamos
a la luna crecer;
el silencio y tus manos
comienzan a enfriarse,
la brisa acaricia nuestro rostro
y, entre besos y estrellas fugaces,
en el horizonte nos acurrucamos
una y otra vez...
esperando el alba .

*LÉEME.

Léeme cuando te escribo,
cuando te mando un mensaje
o te mencionó
en algún comentario.
Léeme en las noches
cuando, a solas,
mires el cielorraso
sin saber qué o cómo hacer.
Léeme cuando te miro
y mis ojos dicen más
que todas mis palabras
o cuando suspiro ante vos,
y mi corazon late
más de lo pensado,
léeme porque en cada sonrisa,
en cada lágrima
y en cada movimiento
estás y estarás siempre,
aunque no lo diga,
aunque no lo escriba
aunque no lo demuestre.
Léeme porque solo tú
sabes descifrarlo,
sin que de mí surjan palabras.

*ACUDIR.

Acudo a vos
en la noche del invierno crudo
entre sombras y nubes
por las solitarias calles
del barrio perdido,
a orillas de la avenida.
Acudo a vos
en madrugadas de calor agobiante,
donde solo el río,
y tu compañía,
refrescan el día.
Acudo y encuentro la paz
que solo tus ojos
me dan en la medianoche,
buscando la oportunidad
de volver a intentar
y no fracasar
como nos ha pasado allá lejos,
hace años cuando,
buscando la vida,
nos quedamos solos
y, entre lágrimas,
soñamos lo que nunca fue.