domingo, 4 de junio de 2017

*SUSY.

Detrás de aquel vidrio estaba sentada Su silueta esbelta llamó mi atención y no dudé ni un segundo en entrar a tomar el café de cada tarde en ese bar. Me senté muy cerca de ella, encontré la ubicación ideal para contemplarla en silencio. Se acercó la camarera y, en pocos minutos, disfrutaba del café y de su hermoso color tostado. La miré fijamente y cerró los ojos comprendiendo mi gesto.
Pasó muy cerca la camarera y me atreví preguntar si sabía su nombre, se sonrió y me dijo "espere, el dueño sabe, ya le averiguo, yo no lo recuerdo, soy nueva pero ella es habitué".
"Señor, se llama Susy", y volvió a sonreír. Le pedí otro café y seguí contemplándola. Ella se había dado cuenta ya de mi mirada, me levanté muy despacio de la silla, corrí la mesa y la silla de al lado, me acerqué suavemente para intentar que se sentara en mi mesa; di dos pasos, se levanto raudamente y se corrió a otra mesa...
Detrás de la barra el dueño del bar me dijo: "Susy es muy arisca, no le gusta que la molesten los clientes; se viene corriendo a la barra, es una gata vieja ya y está cansada de los manoseos; ahora se mete en su cuna y duerme hasta mañana. Eso sí ,es muy limpita, ensucia siempre en el colchón de piedritas. Le pagué los dos cafés y me fui a caminar un rato, pensando qué hermoso animal es la gata del bar. Lo frecuento seguido pero de la otra vidriera, no sabía
de la existencia de Susy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Gracias por comentar mis letras....espero tu próxima visita....."