viernes, 5 de julio de 2002

VIENTO Y PIZZA.

El furioso viento movía el rió en un ir y venir sin descanso, pero cuando baje la ventanilla del auto casi me clavo la bombilla del mate en un ojo, no era broma la sudestada se hacía sentir mientras nosotros conversábamos riéndonos de que, aun no sabemos,  pero entre risa y risa fuimos aclarando el panorama, cuál? el de nosotros dos, el de sus dudas y mis certezas, el auto se comenzó a sacudir fuertemente por el viento, fumar era casi imposible con el vidrio bajo,  pero de a uno por vez lo intentamos hasta que se fueron poco a poco como siempre poniendo las cosas en su lugar, se mancho el pantalón con yerba, se mojo el vaquero con agua surgió la contagiosa carcajada y volvió la normalidad, pero el viento no ceso, y antes de clavarnos la bombilla en el ojos, cuando vimos pasar por casi arriba del capot del auto la moto partimos a ........
Ustedes tiene lamente retorcidaaaaaaaaa, nos fuimos a comer algo, era tempranito, un cafecito un tostadito algo simple, vamos acá nooooooooooo vamos alla si, no acá no volvamos alla ,no mejor donde pasamos antes, y el chaleco que chaleco, el de ventidos no me lo olvide en la guantera de la bicicleta haaaaaaaaaaaa, y llegamos otra vez al río,  huyyyyyyyyyyyy los peces volaban de picado que estaba el río,  intente agarrar uno para regalárselo, pero tenía tanta hambre que, lo deje partir por miedo a que se lo comiera crudo y le cayera mal y volvimos pegar la vueltaaaaaa, una vez más, pizza libre grito ¡¡¡ Clave los frenos, solo le ha quedado una marca en la frente por no usar cinturón de seguridad, pense ir al hospital, pero no tuve miedo de quedar los dos internados y decidí volver o bajar, era más importante la pizza libre ,para queeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee
Una, dos, tres, cuatro y lleve las cuenta hasta diez y me perdí, me apretaba el cinturón ella ya había reventado el vaquero pegándome en el ojo con su botón  de metal, medio a los tumbos nos paramos, la mezcla de longaniza con roquefort, muzzarella, jamon, choclos y no sé que mas me llevo rodando hacia la puerta, pero me freno el marco de la misma para poder agarrarla a ella que venía rodando con la inercia de la risa agarrándose el pantalón, la cartera y la risa que escapaba de sus labios la cual termino al errar el último escalón y quedar sentada en la vereda.
Cuando la risa y la tentación paso nos sentamos dentro de 1,3 metros cúbicos, prometiendo comenzar el lunes, el ya planeado régimen, pero le doy mi palabra el día que sepa de qué lunes hablo les aviso y le cuento como sigue la historia ,ha ¡¡¡¡¡ si pasamos rodandooooooooooo parenosssssssssssssssl ,sera que solos no podemossssssssss¡¡¡

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Gracias por comentar mis letras....espero tu próxima visita....."