sábado, 3 de octubre de 2015

*DOMINGO.

Los vacíos
que provoca la soledad
son precipicios del alma,
y ahí . . .
donde los domingos
se tornan interminables
y el sol de la tarde se esconde
en viejos roperos de angustia,
nos buscamos, sin encontrarnos,
sin vernos ni mirarnos,
pero . . . algún día,
nuestros ojos se cruzarán
y las puertas y ventanas
se abrirán a la vida encerrada...
que aún merecemos conocer.
Para compartir
y vivir de la mano
y con la sonrisa esperada
que buscamos hoy...
sin respuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Gracias por comentar mis letras....espero tu próxima visita....."