lunes, 31 de agosto de 2015

*ALCOBA FRÍA.

En la fría alcoba
la medianoche cruje
entre tablas de pinotea
humedad en el piso
reseco de cera,
y frío de palabras
de amor y ternura.
Tú meces sueños
de caramelo agridulce
mirando el  reloj,
inventando historias
con  manchas de humedad,
dibujando la vida,
soñando la paz y . . .
volando encadenada
al pasado
que no quieres soltar.

domingo, 30 de agosto de 2015

*VIEJOS VELEROS.

Entre viejos veleros
la noche transcurre,
sobre el río calmo y silencioso
en la noche del sábado
sobre la costa,
mientras sueñas, segundo a segundo,
pensando la  vida,
acunando la noche,
entre mis brazos,
mujer incorrectamente única,
entre rosales de agua dulce
sobre el cielo estrellado
del loco Buenos Aires,
que escapa de tu cuerpo
al ritmo del fuelle,
musando en violines la última letra
del tango en do menor,
escrito solo por y para vos.


sábado, 29 de agosto de 2015

*CON ELLA.

Fue penetrando sutilmente,
desempolvando rincones del alma,
sacudiendo sonidos dormidos,
colores apagados...
y luces sin encender.
Cambiando olores del corazón,
renaciendo letras muertas,
fotos y escritos amarillos.
Sin pedir permiso,
se comenzó a instalar,
para... poderla pensar,
extrañar e intentar en letras,
describir la vida,
cada instante
compartido con su mano,
cada momento
de la fiesta que vivimos a diario
juntos... con ella.

viernes, 28 de agosto de 2015

*LLAMA DE VELA.

Entre viejos candelabros
acuné la luna,
mientras miles de estrellas
susurran lentamente tu nombre,
solo para mí y,
justo antes
del esperado amanecer,
las olas gritaron
su golpe en el acantilado
despertando tus bellos ojos,
mujer de los días corridos,
descansando en mis brazos.
Amaneció el día
y el sueño se hizo realidad
terminando el último
pabilo de las velas
ante tu cuerpo desnudo,
al alba entre mis brazos.

*VAMOS.

Animate a vivir, a disfrutar
los momentos compartidos,
las caricias, los besos y  los abrazos;
los paseos, las charlas
y los silencios.
Animate,
solo tenés que tomar mis dedos,
cerrar la mano entre los tuyos,
y empezar a caminar.
Cada paso, será una señal.
Cada día, una nueva experiencia.
Cada semana, una nueva aventura.
Y juntos caminaremos la vida.
Hoy y siempre, hasta la eternidad.
Dame la mano, vamos.

*PIEL DE ARCO IRIS


Escucha,
los jilgueros cantan
en la tarde soleada
del invierno que huye.
La lluvia se detuvo
y tras el arco iris
el viernes anuncia
el encuentro
sobre viejos libros de fotos.
Escucha mi llamado,
desde lejos,
suena tu nombre
sobre colores pastel y,
en la lejanía
de tristes recuerdos,
suena la sirena
del galpón aquel
que nos vio esa tarde,
frente a aquella plaza,
darnos de un suspiro
aquel primer beso,
dejando el pasado
en un triste adiós,
cargado de penas,
que ya hoy ni recuerdo
abrazando tus manos
sobre el arco iris
de tu piel de amor.

*TARDE DE DOMINGO.


Donde estalla
la luz del mediodía,
y el sol cae perpendicular
sobre tu figura,
se desdibuja la sombra,
entre las hojas del otoño azul
de Buenos Aires.
El alma grita los latidos
de tu corazón inmenso,

como aquellos
segundos interminables
donde nuestros cuerpos,
casi sin respiración,
se funden en la tarde
de un domingo más.
Mientras un fuelle
rezonga de soledad
la envidia en violines
del último tango en si bemol,
entre sueltas corcheas.
Bailando al dos por cuatro
se va la tarde, entre nuestros brazos.


miércoles, 26 de agosto de 2015

*LA LLAVE.

Brincan dulces melodías
en acordes cotidianos,
acompañando tus pasos
de trabajo y esmero,
de tolerancia y diálogo.
Brincan palabras
en son de paz,
sueltan palomas de la tarde
y envuelves gorriones
del amanecer,
solo tú, el resto es monólogo
de vacíos agujeros,
de almas en búsqueda
de la llave
que aún no saben
dónde buscar.

*SIN SABERLO.

Almendras en chocolate
heladas de dulce
brotan de tus ojos, casi lunas
en la oscuridad del cuarto
donde sueñas con la paz
en paz contigo.
Golondrina fugaz de cada atardecer
detrás de cortos minutos,
el universo canta en tus labios
la melodía de todos los duendes
que sin disfraz bailan a tu alrededor
cada amanecer,
entre locas estrofas
que te nombran
sin que vos lo sepas.

sábado, 22 de agosto de 2015

*PISANDO RECUERDOS

Sacuden el tiempo los sucios rincones,
donde el alma grita
latidos intensos, de rotos corazones,
que el tiempo encarceló,

entre viejas etiquetas,
anulando el futuro.
El pasado pisa
recuerdos imborrables
de lágrimas secas en el olvido,
del cofre arrumbado
en el hemisferio de las sensaciones
que no dejas fluir,
cubriéndote para no vivir
viejas historias nuevamente,
pero... el sol está.
Y mi mano acompañará tus días,
escribiendo la historia
que jamás te arrepentirás
de haber vivido.

*SOLITARIA

Solitaria
de los días de luna llena,
tu cuerpo emerge
de la sabiduría de la cosas simples,
la palabra, el consejo
y tu soledad
encerrada en la jaula sin fondo
que cuelga de la pared
que aún no viste
y compartes semanalmente
en el diálogo de almas,
fuerza y espíritu
que algún día nos unirá
por y para siempre

viernes, 21 de agosto de 2015

*POR VOS.

Cambiaré el orden de los colores,
el arco iris saldrá por las noches,
las estrellas iluminarán el amanecer
y el sol te acunará en las noches.
Lo intentaré todo, hasta desfallecer.
Pero jamás dejaré que algo te suceda
mientras yo, aunque lejos,
esté sobre la tierra.

*CUANDO.

Cuando descubras
el sonido del silencio,
escucharás latir tu corazón.
Verás el dulce amanecer
y la calidez
de la tarde jugosa
sobre el cielo.
Tal vez
la luna te hable,
los ríos canten a tu paso,
las flores dejen
el perfume sobre tu piel
y el verano
te dé la oportunidad buscada.
Solo... debes detenerte
a escuchar el silencio,
y el corazón hablará por ti,
bajo el cielo buscado.

*SABRÁS.

Sabrás de mí
el día que dispongas,
la tarde que prefieras
la noche que elijas
dejar por unos minutos
tu vuelo
de hermosa mariposa . . .
Sabrás de mí
como nadie lo sabrá antes.
Pues solo tú
mereces saber
que cada letra enhebrada
en la loca poesía
de la soledad de mis cuadernos,
te acompañan a distancia,
como lo intuyes, aunque . . .
equivocadamente, no sabes
que ocuparé
los espacios vacíos del aire.
El día que deje de respirar,
como sí lo sabes.

*ALLÁ.

Allá donde el cielo
se cruza entre las nubes,
con el sol de cada noche,
descubro tu nombre escrito
con las primeras estrellas del anochecer,
solitaria compañera
de los minutos contados,
de los silencios hablados
y las manos llenas
de amor y solidaridad.
Allá donde tu alma
desangra heridas de triste pasado
cubiertas de arena que supe soplar,
encontré la ternura
de las cosas simples
en los pequeños momentos que,
con el correr del tiempo,
podemos compartir,
fundiendo nuestros sentimientos.
Allá, donde los relojes
no dejarán de girar,
yo... detendré el segundero
y algún día
sabrás porqué escribo,
en la soledad de las hojas blancas,
tu nombre... sin nombrarte.

*SOLO MINUTOS.

Donde los álamos
crecen erguidos
a orillas del angosto delta,
las hortensias cantan colores
acompañando la musical mañana
de pájaros en libertad.
Todo sucede, pasa
y se transforma,
menos tu belleza
y esa única
e inconfundible personalidad
que despliegan tus palabras
que, junto a tus ojos,
expresan lo antes buscado
con vano resultado
métrico y cóncavo,
lo cual vive solo en vos,
Mujer de los días eternos,
las horas sin descanso
y la luz,
en la soledad de los espacios,
que solo uso para respirar
cada vez que intento describirte...
y no puedo.

jueves, 20 de agosto de 2015

*SONREÍR.

La magia de tus manos crean,
al compás de tu voz,
cuentos imposibles
de describir en letras
ordenadas así, mágicamente.

Transitas a diario los días,
donde cada mañana,
el arco iris de tus labios
pronuncia el "buen día"
ante la lluvia más feroz,
el viento más fugaz
y la noche más fría,
pues tú lo conviertes todo,
mágicamente, en soles,
sobre el gris plomizo
en día... al sonreír.

*SE VA LA VIDA

En la soledad del cuarto,
desparramando
secas lágrimas de humanidad,
tu cuerpo intenta el descanso,
y busca la libertad
que, inconscientemente, anulas
en el espacio del tiempo . . .
encerrado en viejos relojes
que dejaron de funcionar
cuando los detuviste aquel día . . .
que ya ni recuerdas.

miércoles, 19 de agosto de 2015

*DESDIBUJADO.

Dejé las viejas escuadras
junto al escalímetro.
Tomé el portaminas y,
sin quererlo,
sobre el enchinchado
calco celeste comencé
a bosquejar la magia
que, desde mi corazón,
se desparramó
sobre el viejo tablero,
bajo la luz azul
de la lámpara inclinada.
Sin darme cuenta
el negro de tu cabello
ocupó espacios
y tus ojos tristes me miraron,
mientras tu rostro
comenzó a desdibujarse
con mis lágrimas.


*VIEJAS ACUARELAS.

Te encontré entre las sombras,
sin verte.
Miré, donde las prioridades cambian
y los colores se desvanecen,
entre viejas acuarelas,
resquebrajadas y arrumbadas,
en el viejo cajón
de los anhelados sueños perdidos.

sábado, 15 de agosto de 2015

*PLAZA.


Sin buscarte te encontré,
sin vernos nos miramos y,
en la noche de ese martes,
entrelazamos los dedos.
Sin buscarme me encontraste.
Sabiendo de ti, sabiendo de mí y,
sin querer, la luna nos eclipsó,
cuando el sol ya se apagaba,
en la penumbra de la tarde,
de aquella inolvidable y eterna
plaza de mi infancia.

*PRESENCIA.

El sutil encanto brota de tus labios,
suena y refleja en el cosmos,
anida en los rincones del universo
y esconde la magia de la sabiduría
mientras te abrazo... mujer.
Encanto del atardecer,
mermelada de la luna
y gorrión del alba.
Tu cuerpo desplaza las fantasías,
enciende sueños
y rompe rutinas,
escondiendo miedos
que ya bailan solos . . .
arrinconados sin idioma
en viejas y ocultas soledades desaparecidas
tras tu sola presencia...
bajo la noche gris y lluviosa de agosto.

viernes, 14 de agosto de 2015

*EL ALMA CONVERSA

A lo lejos el fuelle rezonga y,
en el alma, retumba la voz
de la historia jamás escuchada
en la esquina que sola quedó,
ese sueño guardado, archivado
que los bares pensó descartar.
Hoy dejó de ser solo monólogo
y con las noches
se hace dialogar
en pequeños espacios y tiempos
donde el aura suele dibujar,
una estrella única
en el universo
con la cual . . .
se puede conversar.
Se llevaron los vientos
las fobias y la sal,
pudieron encontrar,
la palabra herramienta importante,
con la cual, día tras día,
se puede volar,
apoyando los pies firmemente
respetando y sabiendo escuchar,
el camino se abre
y los miedos en la percha
se pueden colgar,
pues la mano, tendida y abierta,
es el alma que quiere conversar.