miércoles, 24 de junio de 2015

*PERCHERO.

Sin bufanda ni campera,
el calor penetró por las voces,
rompiendo esquemas
de viejos prejuicios
y . . .
en el forjado perchero,
donde se acomodaron
las ropas del alma,
se escaparon los corazones
al diálogo,
único e inmejorable
método de hacer las cosas,
como queremos, sin receta
pero con seriedad.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Gracias por comentar mis letras....espero tu próxima visita....."