jueves, 12 de junio de 2014

DOMINGO EN EL TIGRE


La mañana soleada del domingo fresco, nos encontró unidos como siempre, luego de las facturas y el mate,  la Pascual Palazzo nos llevó de paseo rumbo al Tigre, todavía el tráfico hacia el norte circulaba ágilmente, en Marqués le obsequié una rosa y su sonrisa cambió, el río era nuestro destino y en minutos después de intentar estacionar cerca del mismo conseguimos el lugar ideal, baje las sillas del baúl  y la manta para  las piernas. La ceremonia comenzó, cual, la del mate y la conversación casi interminable de comenzar a vaciar las mochilas de sueños sin realizar y sueños realizados, compartidos en otro momento de la vida, con otras personas, se escapó alguna lagrima de sus hermosos ojos y recogiendo su rubio cabello desvió la mirada, le tomé la mano, me apretó la mía con fuerza y el diálogo entre sonrisas y carcajadas fue vaciando el termo.  Cuando el sol ya no nos acompañó en la hermosa caminata que dio comienzo a muchas cosas difíciles de contar,  pero no de imaginar, su simpleza y su forma de decir, su diálogo y calidez hicieron del paseo una fiesta y de la mañana del domingo la energía para comenzar una nueva semana a la distancia, pero juntos tras las conversaciones interminables, hasta el nuevo encuentro en algún lugar de la loca buenos aires, en el museo más escondido de la misma o en la muestra más abstracta del arte, pero juntos con una sola premisa, la del dialogo por sobre todas las cosas.

DOMINGO EN USHUAIA

Desde la ventana del inmenso living vidriado de frente a la ruta tres y en aquella casi primaveral tarde de domingo, recostado en el sillón casi adormecido escuche golpear la puerta de madera de acceso suavemente, adelante, está abierto dije con fuerte acento y entró Carlitos con su mochila al hombro y campera. Vamos dale.!!! ….Dónde ??? pregunté, dónde quieres ir ahora,  no tengo la camioneta, Vamos dijo tengo latas de cerveza y coca cola, nos vamos al glaciar. No dudé mucho la aerosilla todavía funcionaba, y se lo comenté. No vamos caminando hoy se rompió dale vamos.

Y así fue como comenzamos la larga caminata, el glaciar parecía estar ahí, a cuadras, pero fue largo el camino hasta la base de la aerosilla y luego entre piedras y un poco de nieve el ascenso hasta los hielos permanentes una vez más, pero estar caminando y son de paseo,  pues el domingo era el día de más de una vez, no muchas, descansábamos del centro de investigaciones.

La caminata fue amena esta vez, no se habló de trabajo y entre las piedras y los borregos esquivando y saltando debajo de los cables,  llegamos después de un largo rato al hielo eterno, el sol brillaba como nunca sobre la nieve congelada, buscamos unas piedras para sentarnos,  descansar los pies que ya estaban por lastimarse. Enterramos las latas en el hielo para después  un tiempo  poder beberlas.


 En aquel descanso, la vista es la fotografía  soñada de la ciudad del fin del mundo y el lugar imposible de describir tanta belleza, las montañas, los montes, las lengas y el canal hacen de la bahía la gran postal, allá donde dobla el viento y termina nuestro hermoso país ¡¡¡

martes, 3 de junio de 2014

POSTAL EN MAR DEL PLATA



El ritmo del giro de su potente luz acompañando los barcos de pesca en plena noche, nos acompañó desde lejos, sentados frente a los acantilados. Nuestra conversación giro en abrazos y múltiples sensaciones inolvidables, mientras la mulita espiaba nuestro dialogo que jamás perderíamos, no fue una noche más,  fue inolvidable ella,  yo,  la mulita,  el faro y el mar, mejor postal imposible.