domingo, 8 de julio de 1979

PRIMAVERA

Como casi todas las noches de viernes, me fui lentamente para allá, veintiuna y treinta era la cita, y Alberto me llamó mientras cenaba, diciéndome que como siempre, allí estaría. El frío penetraba por los pantalones terriblemente pero son apenas 6 cuadras, las de todos los días de ida y de vuelta,  más de una vez para llegar a la avenida, doblé en Manzanares para cortar camino y entré por la cocina bromeándolo, una vez más,  a Adolfo el encargado de la pizzería y punto de reunión previa a la salida de más de uno del barrio. Adolfo se sonrió y enseguida comenzamos a charlar de Platense y de cosas sueltas, tus amigos hoy no pintan, decía sonriendo, es temprano, y apareció Claudio tocando su bocina musical y tras él, la cupe de Alberto roncando, aceleraba a fondo cortando el escape, todos nos dimos vuelta como siempre, el viejo Jiménez y Chona en la mesa de la punta detrás de la puerta como todas las noches, me senté a tomar el inefable café con los amigos antes de la partida, Rigueti el mozo de los Picapiedras, enseguida acotó, yo no los atiendo ¡¡¡¡ vayan para el sector de Daniel, pero entre broma y broma aflojo sabiendo que otra mesa no había y trajo los cafés, aclaro: dijo en voz fuerte, ¡si empiezan a jorobar con las servilletas encendidas los rajo!, nos advirtió, el que avisa no traiciona, así que basta de conos de servilleta volando, no quedó otra que jugar solo a la moneda con el pucho y al que se le caiga, paga la vuelta.
Pablo no apareció y eran ya las 22,30, decidimos partir, total Adolfo sabía que estábamos en al pub si pasa le avisará. Nosotros le dejamos el aviso en la posta o sea la confianza del cajero, un amigo de las noches del barrio.
Seter nos esperaba, pero al viejo Jiménez se le ocurrió pararme antes de salir y ahí conversando sobre las actividades de la unión de comerciantes mientras me tiraba de la barba como de costumbre perdí varios minutos, mañana es el día de la primavera, me decía, tenemos el acto en el parque ¡¡ anda a dormir !!,  sino mañana..., me fui.
Mañana en el parque, debería una vez más hacer la locución del acto de la primavera, pero no era solo yo, en la comisión somos varios y ya le avisé al despertador que me levante a las 6, chau Francisco, le grité al viejo y me subí a la cupe que arando giro en la avenida para hacer una vez más enojar al cana de la famosa esquina de Manzanares y del Tejar.
Nos fuimos corriendo como siempre y conversando de auto a auto, Claudio y Pablo que llegó justo cuando salíamos y Alberto y yo en el Chevy que hablaba el pobre en cada acelerada, como siempre, el último en llegar pagaba la vuelta.
Llegamos primeros esta vez, la barra colmada pero nos fuimos haciendo el lugar cerca de la canasta de papas fritas,  llegaron los whiskys y comenzó la conversación,  los cuatro como siempre instalados, a ver que había de nuevo, mientras ya en Seter no entraba ni una mosca, hasta en la escalera se instaló gente a conversar, después de no sé cuánto tiempo,  si de dos medidas, de repente, la vi bajar, siiiiiiiiiiiiii, miren eso les dije ,nadie me prestó atención, miré, miró , sonrió .....
Le hice señas a Alberto, tomé el vaso y me acerqué, nos miramos fijamente, y comenzamos a reírnos ,la invité a salir al jardín aceptó y la noche se convirtió en un cuentos de hadas maravilloso, los dos queríamos ver el río, los dos un montón de cosas, los dos nos mirábamos y reíamos ,le pedí que me esperara junto a Alberto, previa presentación entre ambos y Claudio me llevó rápidamente a la puerta de casa a buscar el auto rezongando  una vez más, por no haber ido cada uno con su auto y tener que hacer este viaje más de una vez perdiéndose la oportunidad por dicho trámite en varios ocasiones, volví a su encuentro rápidamente, estaba de charla con Alberto ,nos quedamos conversando un rato y partimos Olleros al Bajo, buscando el río. La primavera comenzaba bien y la costanera nos albergó hasta la salida del sol,  allá muy lejos sus rayos se esforzaban por vernos dentro del auto, decidimos partir y volvernos a ver esa misma noche, llegué a la puerta de su casa velozmente ,me esperaban en el parque, bajo la saludé  y quedamos en hablarnos más tarde, números de teléfono intercambiados rápidamente en aquella servilleta que aún conservo.
De San Fernando a Saavedra en minutos, un baño y al parque, FELIZ PRIMAVERA para todos comencé diciendo tras la locución de aquel acto, uno más, de todos los años festejando la primavera en el barrio y en el parque de mi barrio, premios, grupos musicales carrozas,  globos,  competencias y mucha alegría, regalo de flores, suelta de palomas y muchas cosas lindas más,
Llegó el anochecer, terminó todo y volví a casa, a llamarla!!! o a ver si ella había llamado.
El número no correspondía a nadie con ese nombre, cuando marque los  7 números, y a casa nadie había llamado.
Volví a SETER más de una vez, muchísimas, hasta el día de su cierre, nadie supo decirme nada sobre ella, éramos muchos nos conocíamos casi todos pero nadie recordó haberla visto antes de ese día, pero esa noche, festejo de primavera , conocí la mujer más linda del mundo, pero eso se los cuento otro día, a hora me esperan en los Picapiedras, mis amigos de siempre, con el café de todos los días.

martes, 3 de julio de 1979

TIEMPO DE NIÑOS.

Vengan niños,
vengan todos,
aquí está mi invitación,
en mi casa jugaremos
sin conocer la traición.
Vamos vengan,
no habrá sopa
pero tendrán que correr,
jugaremos a la mancha
sin olvidar el deber.
Pintaran de mil colores
los mas hermosos dibujos,
yo arriba de una pluma
los llevare hasta la luna.
Despacito despacito
conocerán a un señor,
que jamás olvidarán,
vengan, yo se los presento
su nombre, abecedario,
y combinando sus letras
comenzarán a escribir,
será un juego divertido
tal vez le cueste entenderlo
pero nunca lo olvidaran.
Vengan vamos
que en mí casa
mil amiguitos tendrán
jugaremos a los números
y pronto sabrán contar.
Con el tiempo mis amigos
mucho me recordarán,
seré el comienzo
de algo nuevo, y mañana
volverán




ME PERMITE.

Me permite por favor,
tome usted mi pañuelo,
seque su hermoso rostro
de lágrimas que han
llegado,
a manchar su frágil piel
tan hermosa y tan sensual,
vaya a saber por que
su carita esta tan triste,
será por un caballero
no lo podría creer,
dañar un cristal tan
precioso
que motivo ha de haber,
escúcheme señorita
vuelva usted a sonreír,
acomódese el cabello
y cuénteme algo de usted,
seria toda una pena
el no poder ayudarla,
tal vez una palabra amable
la podría convencer,
no llore usted por un hombre
seguro no la merece
dígame en pocas palabras
lo que acaba de suceder.
Ella paró con sus lagrimas
y tomo una lapicera,
me escribió que no
me escucha
y que no me puede hablar,
que algo leyó de mis labios
y agradece mi compania
lo que pasa es que una
amiga
la acababa de dejar,
rompiendo así los diez
años . . .
de amor y felicidad,
en los que vivieron juntas
en la esquina,acá no mas,
entonces entendí que lloraba
como tantas veces yo,
por un amor que se iba
y quizás no volverá,
entonces le tome la mano
le di un beso en la mejilla,
le dije cuente conmigo
que la entiendo de verdad,
deme fuerte la mano
y vamos a caminar,
aquí tiene un amigo
con el que puede contar.