martes, 5 de julio de 1977

RAGGIO

Pasar por la puerta de tú casa
es dejar miles de recuerdos
dentro de una lágrima,
en cada baldosa de tus veredas,
cuesta no poder olvidar,tantos momentos
que,vivió mi adolescencia
detrás de tus libres rejas.
No fue un día,fueron años
de nuevas experiencias diarias,
tratando de compartirlo todo.
En las malas
cuando el escombro de progreso
el frío y los sacos manchados
nos hicieron sentir tan mal.
Fue entonces,cuando aprendí
que debía luchar con vos
y,aprendí a luchar.
Perdimos poco a poco el temor
enfrentándonos a la vida,
y,me enseñaste a vivir.
Pasaron los días
las horas de clase,
comenzaste a formar ,de cada chiquilin
un hombre,mientras pasaba
la terrible tempestad del progreso,
junto a la comprension,esfuerzo
y mutuo valor que nos unía,
y hoy,te extraño,
y,
quiero volver a vivir
los sábados de fogón,los cuartitos
los pasillos,el mate y las charlas de cada quedada,
como olvidar todo eso.
Pero hoy,
soy el hombre que formaste
con todo tu esfuerzo,y solo
puedo visitarte,recordar,sentir,
y dejar caer una lágrima
frente a,
tus libres rejas.


domingo, 3 de julio de 1977

YO TE CONOCI.

Yo te conocí de cerca
en pijama y camiseta,
allá en el barrio los tachos
en el club El Tábano,
te escuche cantar,
después de unos
cuantos tragos,te alisábamos
para acostar,
yo te conocí en pijama
de mañana en San Quintín,
chupando desde temprano
un vino y repetir,
después de los mates que lindo
es venir a chupetear,
mientras los giles laburan
yo,vengo a solo charlar.
Yo te conocí de cerca
y hasta a cantar te lleve
en el chevy azul y negro,
mientras vos medio dormido
en el asiento de atrás
decías casi sin voz
llévame a Caño Catorce.
si puedo voy a cantar.
Pero un dia coincidimos
los dos en entrar al baño,
vos no podías caminar
yo,solo quería mear,
y fue cuando te vi
aspirando el lavatorio
ese polvito blanco
que en minutos te cambio,
saliste al escenario
con prestancia  y con la voz,
esa que conocen todos
sin  saberlo como yo.
Desde ese día polaco
mi relación se corto,
prefería no haberte visto
con la blanca dándote.
Hoy te escucho
y me pregunto
ahora que ya no estas
sino fuera por la pasta
hubieras podido cantar
y llegar a ser tan grande
como quedas en tango
de la historia universal. 

NI UN GOMAN.

Si pudiera comentarte
en un café de mi barrio,
lo que pasa en Buenos Aires
lo haría sin reparos,
pero debo confesarte
que prefiero encontrarte
a conversar en mi casa.
Estaremos mas seguros
de eso,quédate tranquilo.
Vos me avisas a que hora,
estas por llegar acá,
yo te abro el portón,
apenas entras, lo cerramos,
ha pégate una vuelta
a la manzana primero,
campanea que no te sigan,
yo te cubro en la ventana,
y acordate qué no es joda.
Para tomar un café
debes de hacer todo esto,
sino la podes pasar
muy mal hermanito mio,
ponete un poco las pilas
y
haceme caso loco,
no te mandes por las tuyas,
pues te pueden secuestrar,
hoy la vida en Buenos Aires
no vale mas que un goman.

CORDOBA.

De a poco te recorrí
como una mujer hermosa
no pare de asombrarme
de tu belleza infinita,
esa de cada rincón
esa que fui descubriendo,
en cada viaje que hice
conociendo tus entrañas.
Sentarme a mirar tus lagos
tiene ese don especial
a mi me gustan los diques
sus estructuras me asombran
me hubiese gustado
en esas obras trabajar.
Cruzar por alta montaña
en ese camino andar,
primero fue en un Torino
luego en el nueve,recuerdo,
siempre escuchando música
yendo de aquí para allá,
acompañado del mate
es un placer manejar.
Fui descubriendo tus bosques,
el olor de tus pinares;
lo sinuoso de tus rutas
y tu típico alfajor,
me dieron con tu tonada
alegria al corazón.
Me gustaste de chiquito
ahí comence a caminar.
a refrescarme en tus ríos
y con tus piedras jugar.
En mayo del sesenta y nueve
fuiste patria en mi historial
creo que el cordonazo
nunca lo voy a olvidar.
ese día ya es historia
y bisagra generacional.
Cuando pueda te prometo,
que te voy a visitar,
te seguiré
recorriendo
aun me quedan rincones
por los que debo pasar,
andando y andando caminos
para poderte extrañar
y como hoy de tus cosas
a todos poder contar.

Abuelo DIEGO.

Dura,pero feliz compañera
así, la contó mi abuelo
en sus tardes de reposo.
Embajadores con filtro, Nación
y café soluble, poca maña
bien tranquilo y encendedores sin lujo.
Me contaba de la vida,
y decía despacito, sos un niño todavía,
esmerate en estudiar.
Hoy lo recuerdo bajito
por no tenerlo a mi lado
y contarle despacito,como
se acerca el dos mil.
Quizás no lo entendería
o, mil problemas se haria
al querer vivir el hoy.
Yo quisiera que viviera
sentado en mimbre en la puerta
con chancletas y un café.
Tendría 77 y desearía vivir
conocer a los bisnietos
tener la nieta ,mujer.
Contarte quisiera abuelo
que termine el secundario
y ahora,puedo construir.
que la mesa es mas grande
pues nietos ahora somos tres.
La vida me trata dura,
pero duro abuelo soy,
no te preocupes si a veces
derramar lagrimas vez;
uno es joven y los golpes
me irán formando mejor.
Sos recuerdo día a día
y cada día que soy,
estas presente abuelo,
quisiera contar con vos.

EL BOBO DE RETIRO.

Pegaron más de mil vueltas
tus espadas asesinas,
yo;te observo con temor,
tú,te impones desde arriba.
De la torre que en Retiro
me recuerda a los Ingleses.
desde la lomada plaza
y con el sol de vigia
las suelas de Buenos Aires
acompañan tu rutina.
A las ocho, a retiro
con los minutos contados,
te miran miles de obreros,y...
a correr, porque ya es tarde;
Llegan las doce apuradas
y hacia la calle Florida
corriendo van a los bancos
los empleados te miran.
Mas de un porteño,
mi amigo; te miró
y te insultó.
Pero vos firme al trabajo,
con orgullo,y puntuación,
nos vas marcando la vida;
maldito invento, el reloj.

TIEMPO . . .

Nacido para amar, nacido para morir,
para amarte llegué al mundo
y si te amo mejor
ya que, a la vida vine
y los días de los dos
lograron nuestro encuentro
como una orden de Dios.
Pasarán muchas horas, días, meses quizás
te amaré, nos amaremos
soló el tiempo lo sabrá.
Nacido para amarte
o, para que nos amemos;
como el destino lo quiera,
nacidos para morir;
esa es la ley de la vida
pero...la ley de los dos,
Te iras o me iré primero,
como lo piense  el destino
o como lo quiera Dios.