jueves, 3 de julio de 1975

TAMBORINI Y TRONADOR.

Cuánto volamos Horacio,
los bullicios dónde están
que acompañaban la esquina,
nuestra esquina, te acordas.
Allí nació con nosotros
nuestra primera ilusión,
la primera novia, el amigo;
todo eso dónde esta.
Por senderos diferentes
nos dividió el destino,
nostalgias quedan ahora,
recuerdos,  melancolías.
Pero nosotros estamos
por diferentes caminos
recordándonos que un día
sentados frente al buzón
presentíamos que el tiempo
tomaría decisión.
El tiempo
nos jugó rápido.
quizás el año que viene
tu novia ya sea tu esposa, 
quizás el que te habla Horacio
siga un loco enamorado
de todo lo imposible
que, en mi vida se ha cruzado.
No quiero hoy perder lágrimas
ni que las pierdas hermano,
solo quiero que esta mesa
sea testigo que un día
brindamos por ser amigos,
aunque el furioso destino
nos separe por las noche
y no haya otra velada.

PICAPIEDRAS.

Porque sos un gran amigo
de tantas noches pasadas,
hoy te escribo y perdóname
por tantas y tantas veladas.
Tus paredes me escucharon
y,mi secreto guardaron,
tus mesas me hicieron hombre
y a soñar en madrugada.
A tu amparo PICAPIEDRAS
conocí mas de un amigo
fuiste fiel, te lo agradezco,
pero de vos no se nada.
Conociste mis amores
los domingos por la tardes
y un sábado por la noche,
yo te presente mis padres.
Te agradezco lo que dejas
noche a noche en mi café,
no te puedo pedir más,
sos un amigo, que calla.

CHABON.

Recordarte, como no hacerlo;
si estás presente en cada adoquín
sudado, que por Nuñez dejo atrás,
los sábados de madrugada,desde
el bajo,hasta mi esquina.
La esquina,que seguirá siendo
nuestra esquina,aunque tú no estés;
amigo, como no recordarte;
si estas en cada gool, que
grita furiosa.... la Boca,y en ese aroma
de suelas gastadas que todos los
mediodías hacen sudar a Plaza Lavalle,
Si me parece verte ,en el canto desesperado
de Lito Nebia en el Pueyrredón,o;
protestando en llanto,esa noche
tan injusta en Plaza de Mayo
que......
Como no recordarte,si eras esa
cucharita de alegría,que endulzaba
el mate los domingos de
tanto y tanto dibujo.
Amigo,falta tú consejo
extraño tú palabra, todo vos;
falta en momentos dificiles,pero
está tú recuerdo,tu figura;
en cada café y cada gorrión,
y en el amanecer de hoy y mañana
como lo hiciste ayer

EXTRAÑANDO.

Yo te rompí la niñez
acunando mi guitarra,
conociste del amor
del sudor en madrugada,
fueron pasando los días
y fui dejando tu almohada,
tu te querías quedar,
a mi el pueblo, me agobiaba.
Pasando el tiempo los días
me fui para la ciudad,
vos te quedaste esperando,
yo, hice nido en otro lugar.
hoy te extraña mi guitarra
y al pueblo extraño yo.
En tren, junto a mi guitarra
hoy nos vamos para allá
espero encontrarte pronto,
por la noche llegare
para llenar el huequito
que en tu almohada,
un día. . .
agobiado deje.